Ana Laura Magaloni Kerpel / La justicia al margen

AutorAna Laura Magaloni Kerpel

Basta mirar algunos datos sobre las características socioeconómicas de la población en México para comenzar a dimensionar qué tan marginal es el sistema de justicia para resolver los conflictos cotidianos de mucha gente. Ejemplo de ello es el cobro de pensión alimenticia en caso de divorcio. Las mujeres son las que comúnmente se quedan a cargo de los hijos. La legislación de las entidades federativas establece la obligación del padre de pagar una parte de los gastos que conlleva el cuidado de los hijos: alimentos, vestido, atención médica, educación y recreación. Esto es la "pensión alimenticia". El problema que enfrentan muchísimas mujeres del país es que simplemente no pueden hacer efectivo, mes a mes, el pago de la pensión alimenticia. El sistema de justicia está diseñado para hacer posible el cobro bajo un conjunto de condiciones que reúnen solo algunas personas en México y, por lo tanto, quedan fuera del espectro de la protección judicial cientos de mujeres y niños que viven una realidad completamente distinta.

El pago de la pensión es sencillo si el padre tiene un empleo formal. En este caso, el juez notifica a la empresa o institución pública que retenga del salario del padre el monto que fijó como pago de alimentos para sus hijos. Sin embargo, según datos del Inegi, 57.5% de la población masculina económicamente activa tiene un empleo informal y 4.5% está desempleada. Por lo tanto, el cobro de la pensión a través de este mecanismo sencillo es imposible si el padre está en donde se encuentra 62% de la población masculina del país.

Existen otros mecanismos para hacer efectiva la pensión: embargar bienes, arrestar a quien no paga, denunciarlo penalmente, anotar su nombre en el Registro de Deudores Alimentarios Morosos (en el DF), entre otras. Todas estas medidas hacen sentido para hacer efectiva la pensión a deudores solventes, que no pagan la pensión para hacerle la vida difícil a su ex pareja, y requieren que la madre tenga capacidad económica para contratar a un abogado para ejecutar el pago.

Sin embargo, la realidad del país es otra. Una de las razones más importantes para no pagar la pensión alimenticia, tratándose de padres con baja capacidad económica y sin un mínimo de seguridad patrimonial, es la falta de dinero. Esta falta de solvencia económica es aún más grave cuando el padre forma otra pareja y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR