12 retos del 2021

AutorNatalia Vitela, Claudia Salazar, Benito Jiménez, Mayolo López, Guadalupe Irízar, Emilia Martínez, Jorge Ricardo, Ariadna Lobo y Jorge Cano

El año que recién arranca representa múltiples desafíos para el Gobierno de AMLO, pero también para la sociedad. Desde enfrentar en un segundo round a la pandemia hasta encarar la crisis de seguridad, política y económica que arrastra el País desde hace varios años.

Frenar polarización en pandemia

Natalia Vitela

Ante la pandemia de Covid-19, Guillermo Torre Amione, Rector de TecSalud, considera que el desafío que enfrenta el Gobierno es la polarización.

Cuando la vacunación contra Covid-19 sea masiva, su distribución representará un reto enorme, por lo que el Gobierno debe tener confianza y respeto del sector privado y de sus "enemigos", afirma.

Indica que se debe tener confianza y respeto de uno en el otro. "Ahorita toda la conversación es: oye el que está a favor del Gobierno apoya y los demás son medio tontos, y los otros dicen que el Gobierno es medio tonto.

"La verdad es que nadie tenemos la verdad absoluta, nos falta a la mejor la humildad para reconocer que nos falta", considera el especialista.

Dice que la responsabilidad de todos es tratar de trabajar en tener confianza y respetarse mutuamente.

"Si hay alguien en el Gobierno que no respeta al sector privado, pues respétalo y tenle confianza. El sector privado no está ahí para hacer trampa, para que los ciudadanos vivan mal, como tampoco creo que el Gobierno tenga esa agenda.

"Pero hoy tenemos una gran desconfianza en el sector privado o el que no es afiliado políticamente con el Gobierno actual o con el partido político, pues le echa todo el tiempo, no hay nada bueno que pueda venir de él y viceversa", alerta.

Añade que está convencido de que la única forma de proactivamente salir adelante es haciendo un alto y empezar a darse un voto de confianza.

Uno de los retos de la pandemia de Covid-19 es encontrar un tratamiento efectivo contra el coronavirus, alerta David Kersenobich, director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición.

Para el experto, las vacunas son importantes pero no es la única solución.

"Un área donde tenemos una deuda y mucho futuro por delante son los tratamientos. Cómo quisiéramos tener un oseltamivir que sirve para el tratamiento de la influenza y se complementa. No pensemos que las vacunas van a solucionar todo; necesitamos tener nuevos medicamentos", apunta.

En tanto, Samuel Ponce de León Rosales, coordinador del PUIS-UNAM, advierte que un reto importante del actual Gobierno reside en materia de comunicación.

Es necesario enfocarse a la pandemia a través de una información simple, así como fomentar la investigación clínica y epidemiológica, explica.

Respecto a la vacunación, destaca, es indispensable evitar la politización y mejorar la comunicación a la población sobre esta medida.

Dar un giro a lucha anticrimen

El Gobierno federal enfrenta distintos retos en materia de seguridad para 2021, como frenar la violencia, impulsar el fortalecimiento de las capacidades institucionales locales y consolidar una verdadera estrategia anticrimen, señalan expertos.

Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, subraya la necesidad de un giro, pues hasta el momento las acciones se basan en el despliegue de la Guardia Nacional, el mantenimiento de las Fuerzas Armadas en las calles y la entrega de apoyos sociales.

"El principal reto tiene que ver con las capacidades generales para poder identificar, reaccionar, prevenir y perseguir los delitos, porque la Guardia Nacional sigue lejos de estar a los niveles que nos habían prometido en términos de capacidades. Yo creo que lamentablemente de nuevo vamos a tener un año con resultados muy malos", señala Rivas.

"Tenemos un problema relevante relacionado con estos temas y aparte se necesita definir lo que está pasando en lo local, donde tenemos una serie de problemáticas importante de delincuencia y violencia, aunado a cada vez menos capacidades de las instituciones locales".

Rivas advierte que, si bien el Gobierno federal presume una contención del crecimiento exponencial de los homicidios dolosos, lo cierto es que la violencia no se redujo en 2020 a pesar de que hubo una menor movilidad debido a la pandemia.

"Tú no puedes argumentar que tienes una política de prevención del delito sólo porque le estás dando dinero a la gente, evidentemente es una política que no está funcionando. Si termina el año como en 2019 (en número de homicidios) no es ningún logro", indica.

"No sólo tienes los mismos niveles de violencia que el año pasado, sino que tienes los mismos niveles con menos gente en las calles, si hubiese habido un comportamiento normal, lo más seguro es que tendríamos todavía más homicidios, quizá un 10 por ciento más".

El especialista considera que otros desafíos serán frenar un posible aumento de delitos, sobre todo patrimoniales, por la crisis económica; fortalecer la política penitenciaria y atender el fenómeno de las personas desaparecidas y de fosas con menos recursos.

"Es un reto importantísimo como lo es la trata de personas, como son los temas de género, porque este año estamos rompiendo récord con el tema no sólo de la violencia familiar, sino la violencia específica en contra de la mujer, y particularmente el feminicidio", añade.

"Son temas donde sí hay una corresponsabilidad importante del Gobierno federal; ellos pueden decir 'no tengo control sobre eso', es cierto que son delitos del fuero común, pero ellos quitaron los apoyos a familias y mujeres en situación de riesgo".

Carlos Mendoza, académico de la UNAM, coincide en que la Federación enfrenta el desafío de fortalecer a las corporaciones estatales y municipales con menos presupuesto y acciones de coordinación debilitadas.

"Estos dos últimos años se ha visto cómo (las Policías locales) han dejado de recibir presupuesto, financiamiento, lo que ya ha tenido consecuencias, pero éstas pueden ser de mayor calado en los próximos años", alerta.

El también consultor en temas de seguridad y justicia recalca la importancia de bajar el número de homicidios principalmente en las "plazas" donde se han concentrado, como los Estados de Guanajuato y Colima.

"¿Cómo? Mediante acciones contundentes en los casos de delincuencia organizada para identificar a los responsables, detenerlos, procesarlos y castigarlos, pero también con otro tipo de medidas que eviten que vuelvan a presentarse estos problemas", apunta.

"Creo que el indicador de homicidios de alguna manera tiene una repercusión, una incidencia, en el resto de los indicadores".

El experto estima que otros pendientes son mejorar la atención de las víctimas, desde las que sufren un robo hasta quienes tienen un familiar desaparecido.

"El caso Ayotzinapa también sigue siendo un pendiente; lo que en todo caso se tiene que comprometer únicamente es buscar la justicia, es decir, detener a las personas que cometieron o que ordenaron los actos, y a todos aquellos que estuvieron vinculados en las investigaciones iniciales y no llevaron a cabo su trabajo de manera adecuada", añade.

El examen en las urnas

Claudia Salazar

Cuando buscaba la presidencia de Morena, Mario Delgado convocó a la unidad y la organización para garantizar que el proyecto de la Cuarta Transformación tuviera continuidad.

Al arrancar las precampañas y con la consolidación de coaliciones que competirán en el 2021, el reto que puso el nuevo dirigente de Morena es más difícil de lo que ha querido reconocer.

Delgado tiene que garantizar el triunfo en más de 200 distritos para repetir resultados del 2018 y poder mantener el control de la Cámara baja para darle viabilidad al proyecto político del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El partido del Mandatario se presentará en campaña con el ofrecimiento de continuar con los programas sociales, de pensiones y becas, pero también con la carga de más de 120 mil muertos por la pandemia de Covid-19, la crisis económica, el desempleo y los niveles históricos de violencia.

Pese a la situación crítica del 2020, el Presidente tiene alta popularidad en las encuestas, aunque registra una caída de más de 10 puntos.

En la elección presidencial, la coalición Juntos Haremos Historia, con Morena a la cabeza, tuvo 30.1 millones de votos, pero, en los comicios para elegir diputados, la votación fue de 23.4 millones.

A pesar de recibir menos votos, la coalición arrasó en 212 distritos de los 300 en disputa.

Tales resultados le dieron a Morena la mayoría en la Cámara de Diputados y la posibilidad de controlar, sin necesidad de negociar con otros partidos, una agenda legislativa a favor del Gobierno.

En total, entre distritos ganados y los espacios asignados por la figura de representación proporcional, la coalición sumó 307 diputaciones. Morena se quedó con 191 diputados y el resto se repartieron entre el PT y el PES.

El grupo mayoritario sumó más diputados de esos partidos y llegó a 247 integrantes, el tope que el INE estableció en la regla de sobrerrepresentación.

Sin embargo, en la constitución de los grupos parlamentarios en la Cámara, Morena concretó una provechosa alianza con el PVEM, pues este partido le pasó cinco de sus integrantes y con ello logró la mayoría absoluta con 252 diputados.

La fracción mayoritaria también fue sumando diputados del PAN y PRD, lo que afianzó aún más su posición hegemónica, al asegurar también...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR