Sentencia de la Corte Suprema de Justicia. 23-05-2007 ( AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 485/2007 )

Emisor SEGUNDA SALA
Ponente GENARO D. GÓNGORA PIMENTEL
Sentido del fallo SE MODIFICCA LA SENTENCIA RECURRIDA.- SE NIEGA EL AMPARO A LA QUEJOSA.- SE DECLARA SIN MATERIA EL RECURSO DE REVISIÓN ADHESIVA.
Tipo de Asunto AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN
Sentencia en primera instancia DÉCIMO SEXTO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO (EXP. ORIGEN: D.A. 149/2006)
Número de expediente 485/2007
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 1356/2004


AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 485/2007.




AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 485/2007.

QUEJOSA: **********




MINISTRO PONENTE: GENARO DAVID GÓNGORA PIMENTEL.

SECRETARIo: alfredo aragón jiménez CASTRO.



VISTO BUENO

SEÑOR MINISTRO:


México, Distrito Federal. Acuerdo de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al día veintitrés de mayo de dos mil siete.


V I S T O S; y,

R E S U L T A N D O:



COTEJADO:

PRIMERO. Mediante escrito presentado el ocho de agosto de dos mil seis, ante la Oficialía de Partes Común de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, **********, representante legal de **********, solicitó el amparo y la protección de la Justicia Federal, en contra de la sentencia de treinta de mayo de dos mil seis, dictada por la Primera Sección de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, en los autos del juicio contencioso administrativo número **********.


SEGUNDO. La parte quejosa invocó como garantías violadas en su perjuicio las consignadas en los artículos 8, 14, 16 y 31, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, señaló como terceros perjudicados al **********, y expresó los conceptos de violación que estimó pertinentes.


Por acuerdo de catorce de agosto de dos mil seis, el Presidente de la Primera Sección de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, tuvo por recibida la demanda de amparo.


TERCERO. Por razón de turno le correspondió conocer del asunto al Décimo Sexto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, cuyo Presidente, mediante acuerdo de dos de enero de dos mil siete, admitió la demanda de garantías registrándola con el número de expediente **********; seguidos los trámites correspondientes dicho órgano colegiado dictó sentencia el día veintiuno de febrero de dos mil siete, cuyo único punto resolutivo a continuación se transcribe:


“ÚNICO. La Justicia de la Unión no ampara ni protege a **********, en contra de la sentencia dictada el treinta de mayo de dos mil seis por la Primera Sección de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa en el juicio de nulidad **********.”


Las consideraciones que sustentan dicha sentencia, en lo que al presente asunto se refiere son las siguientes:


“OCTAVO. En su primer concepto de violación la quejosa aduce que la sentencia reclamada está indebidamente fundada y motivada porque la Sala no atendió los razonamientos lógico-jurídicos encaminados a demostrar que de una interpretación gramatical al artículo 61 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (antes 55) era procedente confirmar el criterio en el sentido de que la amortización de las pérdidas es en relación con los ejercicios en que haya existido utilidad fiscal, independientemente de que sean ejercicios consecutivos o no a aquél en que se generó la pérdida que se pretende amortizar.--- También se duele la quejosa de que la Sala no atendió al principio de congruencia que debe imperar en las |Q2sentencias que dicte, ya que con el pretexto de realizar una aplicación estricta del artículo 61 de la Ley del Impuesto sobre la Renta no efectuó la interpretación de dicho numeral como se lo solicitó la actora, en virtud de que la interpretación que llevó a cabo es deficiente toda vez que carece de una adecuada fundamentación, máxime porque la Sala está facultada para realizar una interpretación gramatical del citado artículo 61 (o 55) la cual en conjunto con las normas que fortalecieran la postura de la actora hubiera permitido concluir que era acertado el criterio planteado por la quejosa.--- Continúa manifestando la quejosa en parte del primero así como en el cuarto conceptos de violación que la Sala no resolvió conforme a derecho porque no atendió a la pretensión de la actora ya que no aplicó el artículo 61 de la Ley del Impuesto sobre la Renta sino únicamente el artículo 55 vigente hasta dos mil uno, el que contiene la misma esencia del referido artículo 61 por lo que los argumentos de la actora procedían en los mismos términos en cuanto a que los diez ejercicios para amortizar las pérdidas debían ser aquellos en que hubiera existido utilidad fiscal (única limitante), fueran o no consecutivos, hasta agotar las citadas pérdidas fiscales, toda vez que pueden existir ejercicios en los que no se genere utilidad fiscal y de existir una limitante en materia de temporalidad se eliminaría el derecho de la contribuyente a amortizar las pérdidas pendientes de aplicar y se contravendría el principio de proporcionalidad establecido en nuestra Carta Magna, por lo que si bien la Sala declaró la nulidad de la resolución negativa ficta impugnada no analizó conforme a derecho lo expuesto por la actora en el juicio de nulidad.--- En su segundo concepto de violación la quejosa señala que la Sala viola en su perjuicio la garantía de legalidad al darle el carácter de norma sustantiva al artículo 55 (actualmente 61) de la Ley del Impuesto sobre la Renta, porque de la lectura de los párrafos segundo y tercero de dichos numerales se deduce que se trata de una norma de procedimiento toda vez que materializa la hipótesis jurídica de la norma sustantiva que es el artículo 10 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, por lo que la disminución de una pérdida anterior deberá amortizarse con fundamento en el artículo vigente en el ejercicio en el que se pretenda efectuar la mecánica de disminución. Así, la quejosa afirma que conforme al principio de que “donde la ley no distingue, no cabe distinguir” se puede concluir que la adición de la expresión “hasta agotarse” ya se encontraba reconocida en el artículo 55 de la Ley del Impuesto sobre la Renta vigente hasta dos mil uno, porque es lógico que si dicho numeral brinda la oportunidad de disminuir la pérdida de la utilidad fiscal, dicha disminución sea hasta que se agoten las pérdidas y no de manera parcial cuando existe la posibilidad de agotarla, por lo que la adición de la referida expresión hasta el dos mil dos solamente fue porque hasta entonces el legislador asentó una realidad fiscal.--- En su tercer concepto de violación la parte quejosa afirma que la sentencia reclamada carece de la debida fundamentación y motivación con lo que transgrede el artículo 237 del Código Fiscal de la Federación porque la Sala expresó afirmaciones que carecen de fundamento legal y fáctico tales como que de llegar a confirmar el criterio de la quejosa el fisco federal no podría cobrar el Impuesto sobre la renta porque los contribuyentes al obtener una utilidad fiscal siempre tendrían una pérdida pendiente de disminuir. La quejosa señala que dicha afirmación es falsa porque la Sala no puede conocer la situación de la actora a futuro por lo que al ser una especulación se viola la garantía de legalidad y seguridad jurídica ya que no constituye una debida fundamentación y motivación de la sentencia.--- En su quinto concepto de violación la quejosa manifiesta que el artículo 61 (antes 55), párrafo segundo, es inconstitucional porque quebranta los principios de proporcionalidad y equidad que rigen el sistema tributario mexicano tutelados en el artículo 31, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, porque de considerar que los diez ejercicios establecidos en el artículo 61 de la Ley del Impuesto sobre la Renta deben computarse con independencia de que exista o no utilidad fiscal daría lugar a que la contribución sea desproporcional, ya que no se consideraría la verdadera situación económica de la quejosa y se generaría un desequilibrio en la relación jurídico tributaria, además de que la circunstancia de que algunos contribuyentes puedan agotar la pérdida fiscal generada en un ejercicio contra la utilidad fiscal del mismo o les basten los diez años establecidos en la ley de la materia, no les permite contribuir en un plano de igualdad porque a quien no le sean suficientes diez años a partir de que se generó la pérdida para agotarla por no haber generado suficiente utilidad estaría participando en una forma cuantitativamente superior.--- La Sala resolvió que si las pérdidas fiscales que obtuvo la actora se originaron en los ejercicios correspondientes a mil novecientos noventa y cinco, mil novecientos noventa y siete, mil novecientos noventa y ocho, dos mil y dos mil uno, las disposiciones aplicables eran las vigentes durante esos años porque el derecho a deducir las pérdidas fiscales constituye una norma de carácter sustantivo y no de procedimiento en virtud de que la forma, plazo, término y condiciones en que se podrán disminuir dichas pérdidas se rigen por las leyes que estuvieron en vigor durante el momento en que sucedieron los hechos, es decir, cuando el contribuyente sufrió las pérdidas fiscales, por lo que señaló que era incorrecto que la actora pretendiera aplicar para efectos de disminuir o amortizar sus pérdidas lo dispuesto en el artículo 61 de la Ley del Impuesto sobre la Renta porque dicho artículo entró en vigor el primero de enero de dos mil dos, es decir, no era el aplicable en su caso, ya que si se generan pérdidas en un ejercicio la ley señala el lapso y las condiciones en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR