PRI: ¿renovacióno refundación?

Fecha de publicación21 Jul 2021
AutorAlbertoAguirre

Hace tres años, con la derrota presidencial a cuestas y confinado al tercer lugar como fuerza electoral, el PRI volvería a convertirse en oposición. Alejandro Moreno estaba a la mitad de su sexenio en Campeche y con 43 años cumplidos debía resolver sobre su futuro en la política: quedarse al frente de la gubernatura y dejar que el partido se desmoronar... o rescatar al tricolor.

En el 2019, el priismo cumpliría 90 años, acumulaba deudas por 540 millones de pesos y casi 200 millones más de multas impuestas por las autoridades electorales. Aun así, el político campechano tomó las riendas de la organización sin endurecer el discurso. Esa postura dialoguista le valió el mote de Amlito, aunque fue un periodo breve. Las acciones legales contra altos funcionarios del peñismo, por la Estafa Maestra y el caso Odebrecht no dejaban espacio a dudas.

A la mitad de su mandato como presidente del CEN del PRI, Moreno Cárdenas hace cuentas: con 2.7 millones de afiliados y sumado al “bloque de contención”, en dos meses llevará 70 diputados federales a San Lázaro —incluido una decena de integrantes de la directiva, Alito entre ellos— y comenzará la entrega de las ocho gubernaturas que perdieron el pasado 1 de junio.

“Soy político, no mago”, decía un mes antes de su primera cita ante las urnas, como dirigente partidista. Entonces tenía la meta era alcanzar 18% de la votación nacional, pero sobre todo, impedir que Morena tuviera el control absoluto de los órganos legislativos.

Seguro de que se mantendrá al frente del partido hasta que concluya su periodo (o se postule como candidato presidencial) Alito no hablaba entonces de una reforma para el partido. Más bien apelaba al orgullo de pertenecer al integrante más longevo del sistema partidista. Si un millón de militantes asumían las tareas de promoción del voto —imaginaba— la maquinaria tricolor sería imparable.

La renovación del PRI, en su concepción, pasaba necesariamente por una revalorización de la marca. Otras instituciones —IKEA, Starbucks— lograron reposicionarse a partir de una modernización de su identidad gráfica.

Y por eso, entre los aplicativos de la campaña 2021 encargó la confección de gorras, chamarras, camisas y tenis (tipo Converse) con un nuevo logotipo para el partido: el escudo redondo daba paso a un rectángulo ondeante. La sigla partidista, en negro, con una nueva tipografía. Los primeros kits de esos materiales circularon entre los integrantes del CEN y de acuerdo con el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR