Travesía por vinho verde

AutorTeresa Rodríguez

ENVIADA

PORTUGAL.- Hay que llegar hasta allí para entender que el nombre de esa región vitivinícola, al noroeste de Portugal, hace honor al fértil paisaje que enmarca las vides. Derribar, de una vez por todas, el mito de que la apelación "verde" refiere a la juventud de sus vinos.

En las colinas enmarcadas por los ríos Duero y Miño, entre tupidos limoneros, naranjos en flor, árboles centenarios, trepadoras glicinas, rosadas peonias... crecen los frutos que se fermentan y embotellan en vinos con sorprendente acidez, mineralidad y estructura.

Demarcada en 1908, aunque la Denominación de Origen Vinho Verde es ampliamente conocida por sus blancos con ligera aguja y bajo volumen alcohólico, los 45 varietales arraigados en suelos de granito y esquisto producen también tintos, rosados, espumosos y aguardientes.

Aventurarse por las nueve subregiones que conforman esta D.O. -Amarante, Ave, Baião, Basto, Cávado, Lima, Moção a Melgaço, Paiva y Sousa- concede al paladar diversidad gustativa con blancos joviales y plenos de fruta, tintos potentes, espumosos festivos...

La curiosidad enófila se aviva al encontrar, entre frondosos paisajes, pluralidad de uvas autóctonas. Entre las blancas brillan especialmente Alvarinho y Loureiro, seguidas por Avesso, Azal, Arinto y Trajadura. Las tintas están abanderadas por Vinhão, Espadeiro, Padeiro, Amaral, Alverelhão y Borraçal.

Ciertamente, la mejor manera de aprender sobre vinos es viajar al origen, dejar que la insolación y los vientos inunden los pulmones entre viñedos, que al calzado se adhieran trazas del suelo. Descubre seis paradas para tu próxima travesía enófila por Vinho Verde.

QUINTA DO AMEAL

Subregión: Valle de Lima

Enólogo: José Luís Moreira da Silva

El sitio idóneo para un entendimiento profundo de la uva Loureiro y sus expresiones derivadas de suelos graníticos, diversas alturas, parcelas y vinificaciones.

Lo que en 1990 era una granja de lácteos, ocho años después apostó por la fermentación de vinos blancos de calidad y con capacidad de envejecimiento.

Sus 30 ha, 14 de viñedo y 8 de bosque, regalan espacios para la contemplación. Apetece disfrutar un Ameal Reserva con el cauce del río Lima o el susurro de castaños bicentenarios como música de fondo.

La apacible quinta, cuya historia se remonta a 1710, ofrece dos casas acondicionadas con todas las comodidades y su programa de actividades incluye catas, descenso por el río y paseos en bici.

PRUEBA Reserva. Frutos de una sola parcela, 12 meses en roble...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR