Terrorismo, la espada de Damocles sobre el Mundial

AutorMarco Appel

BRUSELAS.- La primera amenaza apareció en las redes sociales el 17 de octubre último. En la imagen, un terrorista encapuchado del Estado Islámico (EI), armado con un rifle de asalto AK-47, posa frente al logotipo del Mundial de Rusia 2018 y junto a una bomba que lleva pintada la bandera del grupo fundamentalista.

De fondo, un estadio de futbol difuso en un color rojo sangre; en el frente, un mensaje en ruso y en árabe que dice "espérenos".

Desde entonces, el órgano propagandístico del grupo yihadista, Al Wafa, que opera desde Afganistán, no ha parado de difundir, hacia todo el mundo, imágenes intimidantes contra el torneo y sus organizadores, utilizando la red de mensajería codificada Telegram.

En abril pasado, la organización terrorista circuló la fotografía de un estadio repleto de aficionados con explosivos estallando en presencia del presidente ruso.

La imagen también muestra a Vladimir Putin que está en la mira de un arma y se le advierte que "pagará el precio por matar musulmanes", en referencia a la intervención rusa en el conflicto de Siria.

Además, el Estado Islámico se ha enseñado con dos figuras ajenas a la política: conscientes del alto impacto que obtendrían, los yihadistas publicaron en mayo último una imagen modificada de los futbolistas Cristiano Ronaldo y Lionel Messi siendo degollados por dos terroristas en medio de un estadio pletórico, con el mensaje "el suelo estará cubierto con tu sangre".

Esa clase de intimidaciones sí preocupó a la selección sudamericana. El presidente de la Asociación del Futbol Argentino (AFA), Claudio Tapia, y el seleccionador Jorge Sampaoli se reunieron para hablar de la seguridad del equipo albiceleste con el embajador ruso Viktor Koronelli, pocos días después de que el EI publicara en octubre su primer amago contra la estrella del Barcelona: un montaje en el que se ve a Messi tras unos barrotes y con una lágrima de sangre.

La sombra del terrorismo islámico tiene sumamente agobiado al anfitrión mundialista. El apoyo militar del Kremlin al régimen sirio de Bashar al-Assad en su ofensiva contra el EI, a partir de septiembre de 2015, convirtió a Rusia en un blanco prioritario de la violencia yihadista.

En un reciente reporte del reconocido instituto británico de análisis militar Jane's Terrorism and Insurgency Centre (JTIC), su investigador Chris Hawkins confirma que, "aunque las tendencias de atentados terroristas han disminuido en Rusia, la Copa del Mundo ofrece un significativo objetivo as-piracional para los posibles...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR