Sentencia de la Corte Suprema de Justicia. 15-01-2014 (AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 2768/2013)

Sentido del fallo15/01/2014 1. SE DESECHA EL RECURSO DE REVISIÓN. 2. QUEDA FIRME LA SENTENCIA RECURRIDA.
EmisorPRIMERA SALA
Tipo de AsuntoAMPARO DIRECTO EN REVISIÓN
Fecha15 Enero 2014
Número de expediente2768/2013
Sentencia en primera instanciaPRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL TERCER CIRCUITO (EXP. ORIGEN: D.C. 255/2013))
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 91/2011



AMPARO DIRECTO EN REVISION 2768/2013


AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 2768/2013.

QUEJOSA: **********.




ponente: ministra olga sánchez cordero de garcía villegas.

Secretaria: constanza tort san román.



México, Distrito Federal. Acuerdo de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al día quince de enero de dos mil catorce.


V I S T O S; y,

R E S U L T A N D O:


PRIMERO. Mediante escritos presentados el veintiocho de febrero de dos mil trece y el trece de marzo del mismo año, en la Séptima Sala del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco, ********** y **********, solicitaron el amparo y protección de la Justicia Federal, señalando como autoridad responsable a la Sala aludida, y como acto reclamado la sentencia dictada el primero de febrero de dos mil trece, en el toca de apelación **********.

SEGUNDO. Manifestó la parte quejosa que la sentencia que reclama resulta transgresora de las garantías de legalidad, seguridad jurídica, defensa, audiencia, y las demás consagradas en los artículos 14 y 16 constitucionales, y en sus conceptos de violación, en esencia, adujo lo siguiente:


  • No fue legalmente emplazada como tercera perjudicada al juicio de amparo directo en el que dictó sentencia, en cuyo cumplimiento se emitió la que ahora constituye el acto reclamado.


  • La Sala responsable se excede al estudiar la apelación, toda vez que la apelante sólo se refirió a que el juez no le había estudiado la totalidad de las pruebas, pero no refutó su alcance ni expuso argumento relacionado a la concatenación de las documentales con la confesional ficta; por lo que la ad quem debió considerar insuficientes tales agravios, por no atacar todas las consideraciones del fallo de primera instancia.


  • Es ilegal que la Sala responsable estimara probada la celebración del contrato verbal de compraventa respecto del departamento objeto de la acción, del enlace de las confesionales fictas con las documentales aportadas por la demandada, ya que los documentos sólo prueban que se hicieron depósitos en los términos que consignan pero no prueban la existencia del contrato verbal de compraventa.


  • La compraventa se perfecciona sólo si las partes contratantes se ponen de acuerdo en el objeto y en el precio aunque el primero no haya sido entregado y el segundo no haya sido pagado, lo que no fue demostrado con las pruebas aportadas al juicio.


  • Si bien, en su contestación la demandada señaló que entregó a los actores la cantidad de sesenta mil pesos, no precisó el precio total de la supuesta venta del inmueble, por lo que existe imperfección en el señalamiento de uno de los elementos de existencia del contrato. Además, que no acreditó la cantidad adeudada al INFONAVIT, con lo que, en su caso, podría probar el precio del objeto de la supuesta compraventa.



  • La autoridad responsable se equivoca al señalar que las confesionales fictas están apoyadas con otros elementos de prueba que producen convicción, ya que ninguno de los documentos aportados al juicio prueban los elementos de constitución del contrato.


  • Los testigos no fueron coincidentes en las circunstancias de modo, tiempo y lugar, respecto al contrato de compraventa; además de que las preguntas que se les formularon son aleccionantes, y la prueba testimonial no es idónea para acreditar la celebración de dicho contrato, por lo que debió restársele valor probatorio.



  • Ni las testimoniales ni las documentales son suficientes ni conducentes para demostrar los hechos materia de las excepciones que opuso la demandada pues, a lo sumo, lo único que demuestran es su intento de sorprender a la autoridad con la existencia de un supuesto contrato verbal de compraventa.


  • El hecho de que la demandada tuviera en su poder los recibos y demás documentos que aportó al juicio sólo determinan una presunción de que pagó algo de numerario, pero no son pruebas conducentes para demostrar la existencia del contrato y para ser concatenadas con las confesiones fictas.



  • La autoridad responsable no toma en cuenta la presunción de que los actores no podían vender un departamento de un valor considerable en una irrisoria cantidad de dinero, y que por el hecho de ser hermanos el actor y la demandada se le cobraba como renta la mensualidad correspondiente al pago al INFONAVIT.


  • Al no estar establecido en la contestación de la demanda, en las confesionales, en las testimoniales, ni en ninguna otra prueba, el precio exacto de la supuesta compraventa, se debe establecer que lo único acreditado es que hubo acuerdo en el precio; y, por ende, no existe prueba que avale o refuerce lo señalado en las confesionales fictas respecto a que los actores sólo recibieron la cantidad de $**********, y que la demandada seguiría pagando al INFONAVIT, pero sin especificar la cantidad que iba a pagar.



  • La sentencia reclamada violenta el principio de certeza jurídica que con base en presunciones intenta llegar a la conclusión de que se probó el contrato de compraventa al que alude la demandada en las excepciones que hizo valer.



  • La Sala responsable debió valorar las pruebas de manera individual; precisar y explicar el alcance probatorio correspondiente a cada una de ellas, cosa que no hizo.



  • De acuerdo a la jurisprudencia de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de rubro “CONFESIÓN FICTA. PRUEBA DE LA. REQUISITOS PARA SU VALORACIÓN (LEGISLACIÓN CIVIL DE LOS ESTADOS DE MÉXICO, PUEBLA Y JALISCO) para que produzca prueba plena la confesional ficta debe necesariamente no existir prueba en contrario y sí una prueba que demuestre la existencia de lo confesado; sin embargo, del análisis de las confesiones fictas no se produce siquiera la presunción para determinar los elementos constitutivos del contrato de compraventa, por lo que no resultan eficaces para tener por acreditada la excepción de la demandada, en la que aduce que posee el departamento objeto de la reivindicatoria en calidad de propietaria por la celebración de un contrato de compraventa verbal con los actores.


  • Se debe tomar en cuenta que ninguno de los documentos aportados por la demandada fue reconocido en confesión por los actores, y que son simples documentos de depósito que no se vinculan con ningún contrato de compraventa ni acreditan las características de un contrato como el que alude la demandada en su contestación de demanda.


  • Les causa agravios la forma como la Sala responsable estudia los argumentos hechos valer en la apelación, pues en ellos nunca se alegó sobre el alcance probatorio que el juez de primera instancia otorgó a los elementos de prueba, ya que sólo se adujo que no habían sido estudiadas la totalidad de las probanzas, por lo que la Sala analiza un agravio que nunca fue expresado, e interpreta que lo que quiso decir el apelante fue que el alcance probatorio de los documentos y testimoniales tendían a demostrar la existencia del contrato de compraventa relacionándolos con las confesionales fictas, lo que nunca se adujo en agravios.


  • Contrariamente a lo expuesto por la responsable, ninguna de las documentales adminiculadas a las confesionales fictas demuestra los hechos expresados en las excepciones sobre la celebración del contrato de compraventa verbal, el once de enero de dos mil tres, por lo que la Sala infringe el artículo 67 del Código de Procedimientos Civiles del Estado de Jalisco, en cuanto dispone que queda prohibido dictar otros trámites de los que para cada caso determina dicho ordenamiento, pues no citó precepto o ley que la faculte a otorgar valor probatorio pleno a la confesional ficta y a tener por demostrada la existencia de un contrato de compraventa mediante recibos, no obstante que de ellos no derivan las circunstancias de modo, tiempo y lugar de la celebración del contrato; el precio total de la operación y el objeto, por lo que la autoridad responsable se excede en sus facultades.


  • De restarse valor probatorio a las documentales y a las testimoniales, las confesionales fictas quedarían con un valor presuncional no apto para determinar procedente la excepción de la demandada, de poseer en calidad de propietaria el inmueble objeto de la acción reivindicatoria.


  • La Sala responsable otorga valor probatorio a la testimonial sin hacer el estudio para determinar su alcance probatorio y sin tomar en consideración que la declaración de los testigos es vaga e imprecisa; que denota duda en su conocimiento y que no convergen en su esencia. Además, al elaborar las preguntas se alecciona para las contestaciones, razón por la que se debieron considerar preguntas inductivas. Y cuando se les cuestiona sobre si conocen al propietario los testigos no coinciden, ya que uno indica que el propietario ********** y el otro que es **********, por lo que la testimonial se debió determinar sin...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR