Sentencia de la Corte Suprema de Justicia. 01-07-2015 (CONTRADICCIÓN DE TESIS 1/2015)

EmisorSEGUNDA SALA
PonenteJOSÉ FERNANDO FRANCO GONZÁLEZ SALAS
Sentido del fallo01/07/2015 • SÍ EXISTE LA CONTRADICCIÓN DE TESIS. • DEBE PREVALECER CON EL CARÁCTER DE JURISPRUDENCIA, EL CRITERIO SUSTENTADO POR LA SEGUNDA SALA DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN.
Tipo de AsuntoCONTRADICCIÓN DE TESIS
Sentencia en primera instanciaPRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL DECIMOSÉPTIMO CIRCUITO (EXP. ORIGEN: AD.-592/2014)),PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA DE TRABAJO DEL SEGUNDO CIRCUITO (EXP. ORIGEN: AD.-302/2013 Y 359/2013)
Número de expediente1/2015
Fecha01 Julio 2015

CONTRADICCIÓN DE TESIS 1/2015


CONTRADICCIÓN DE TESIS: 1/2015,

entre las sustentadas por el TRIBUNAL COLEGIADO DEL DÉCIMO SÉPTIMO CIRCUITO Y EL PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA DE TRABAJO DEL SEGUNDO CIRCUITO.



PONENTE: MINISTRO JOSÉ FERNANDO FRANCO GONZÁLEZ SALAS.

SECRETARIA: JOCELYN M. MENDIZABAL FERREYRO.



Vo. Bo.

ministro:



México, Distrito Federal. Acuerdo de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al día uno de julio de dos mil quince.



COTEJADO:


V I S T O S; Y

R E S U L T A N D O:


PRIMERO. Mediante oficio número 17847/2014 recibido en la Oficina de Certificación Judicial y Correspondencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación el dos de enero de dos mil quince, la Magistrada Presidente del Tribunal Colegiado del Décimo Séptimo Circuito denunció la posible contradicción de tesis entre las sustentadas por el referido órgano jurisdiccional, al resolver el amparo directo **********, y el sostenido por el Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Segundo Circuito, al fallar los sendos juicios de amparo directo ********** y **********, que dieron origen a la tesis aislada II.1o.T.18L (10a.) (IUS 2005763), de rubro: “OFRECIMIENTO DE TRABAJO. SI DERIVA DE UN SEGUNDO DESPIDO Y EL PATRÓN NO APORTA LAS CONSTANCIAS DEL JUICIO ANTERIOR, LA JUNTA NO PUEDE CALIFICARLO.”


SEGUNDO. Por acuerdo de seis de enero de dos mil quince, el Presidente de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación admitió a trámite la contradicción de tesis denunciada, la registró con el número de expediente 1/2015 y solicitó a su homólogo en el Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Segundo Circuito, remitir la versión digitalizada de las sentencias contendientes o, en su caso, su copia certificada, así como informar si el criterio jurisprudencial derivado de dichas ejecutorias se encontraba aún vigente o, en su caso, las razones por las que se había superado o abandonado; asimismo, en el propio acto, turnó el asunto a la Ponencia del Ministro José Fernando Franco González Salas.


TERCERO. Mediante acuerdo de veinte de enero de dos mil quince, se determinó que la Segunda Sala de este Alto Tribunal se avocara al conocimiento de la presente contradicción de tesis y se ordenó la devolución de los autos al Ministro Ponente para la elaboración del proyecto de resolución.


CUARTO. Por autos de seis de febrero y veintinueve de abril, ambos de dos mil quince, el Presidente de esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tuvo por recibidas las ejecutorias requeridas, así como el informe respectivo por parte del Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Segundo Circuito por el que comunica que el criterio sustentado por éste, seguía vigente.


C O N S I D E R A N D O


PRIMERO. Esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es competente para conocer y resolver la presente denuncia de contradicción de tesis1.

SEGUNDO. La denuncia de contradicción de tesis proviene de parte legítima2.


TERCERO. El Tribunal Colegiado del Décimo Séptimo Circuito, al resolver el amparo directo **********, sostuvo, en lo que interesa a la presente contradicción de tesis, lo siguiente:


“QUINTO. Los conceptos de violación son infundados.

Para mejor comprensión del presente asunto, cabe destacar los siguientes antecedentes del caso:

(Se transcribe)

Ahora bien, la aquí quejosa se duele en el primero de sus motivos de inconformidad, en esencia, de que la junta calificó de buena fe la oferta de trabajo realizada por el patrón ********** con lo que recayó en la impetrante del amparo la obligación de probar el despido alegado. Empero, dice, soslayó que para calificar de buena fe la oferta de trabajo, el patrón debe demostrar las afirmaciones que realiza en torno a las condiciones esenciales del trabajo, al puesto, monto del salario y duración de la jornada laboral, además que por jurisprudencia se ha determinado que la junta debe revisar minuciosamente la conducta procesal de las partes para determinar en forma razonada si tal oferta se hizo con la intención de restituir al empleado en su trabajo o solo se hizo con el ánimo de revertirle la carga probatoria.

Afirma la parte quejosa que la junta trasgrede su garantía de legalidad porque fue omisa en analizar a conciencia la conducta procesal de la patronal, así como los antecedentes, como lo era que al contestar la demanda, el patrón aceptó la existencia de un juicio previo por el despido de veintiséis de enero de dos mil once y en el cual se había realizado la oferta de trabajo, la reinstalación y posteriormente despedida, ello en el expediente ********** que fue el antecedente al juicio laboral del cual deriva el acto reclamado.

Refiere también la parte quejosa que la junta nada dijo sobre la oferta y reinstalación del juicio previo, a fin de dilucidar si la propuesta que se hizo en el expediente de origen guardaba relación con la anterior oferta y con ello analizar ampliamente la conducta del patrón, por lo que, al no poderse calificar la oferta de trabajo, corresponde al patrón la carga de desvirtuar el despido alegado.

Lo anterior es infundado.

Si bien conforme a los criterios del más alto tribunal, la calificación del ofrecimiento de trabajo no debe partir de fórmulas rígidas ni abstractas, sino analizando los antecedentes del caso, la conducta de las partes, las circunstancias relativas, así como todas aquellas situaciones que permitan concluir, de manera prudente y racional, si la oferta revela la intención del patrón de continuar la relación de trabajo, o bien, si tan sólo persigue la intención de burlar la norma que le impone la carga de probar la justificación del despido.

Lo cual también se advierte de la tesis XVIII.1o.9 L, sustentada por el Primer Tribunal Colegiado del Décimo Octavo Circuito, visible en la página 1055, Tomo XXXIII, Mayo de 2011, del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época; o en su caso, en la precitada obra digital con el registro 162187; que dice:

“CONDUCTA PROCESAL DE LAS PARTES EN EL PROCEDIMIENTO LABORAL. LAS JUNTAS ESTÁN FACULTADAS PARA VALORARLA IDENTIFICANDO LOS ACTOS U OMISIONES QUE PERMITAN O IMPIDAN LLEGAR AL CONOCIMIENTO DE LA VERDAD.” (Se transcribe).

Al igual que de la jurisprudencia 4a. 10/90 de la otrora Cuarta Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, localizable en la página 243, del Tomo VI, Primera Parte, Julio-Diciembre de 1990, del Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, registro 207948, de contenido siguiente:

“OFRECIMIENTO DEL TRABAJO HECHO DE NUEVA CUENTA A UN TRABAJADOR REINSTALADO EN UN JUICIO ANTERIOR. CALIFICACIÓN DEL.” (Se transcribe).

En el presente asunto la trabajadora refirió que el despido del cual deriva el juicio en el que se dictó el laudo reclamado fue consecuencia de la reinstalación de que había sido objeto por la oferta de trabajo que se le hizo en el juicio laboral ********** formado con motivo del despido de veintiséis de enero de dos mil once, y el patrón al contestar la demanda si bien aceptó la existencia del juicio previo, negó que hubiera existido aquél primer despido.

En el juicio de origen, la patronal en el hecho III de su escrito de contestación, en lo que interesa, manifestó: (Se transcribe).

Sin embargo ni la parte actora ni la demandada anunciaron ante la responsable como prueba, copias del juicio **********, para que la junta estuviera en aptitud de pronunciarse en relación a la conducta procesal de la patronal y repercutiera en la calificación de la oferta de trabajo.

De ese modo, en el laudo reclamado, la junta calificó de buena fe el ofrecimiento de trabajo porque el patrón ********** reconoció la fecha de ingreso de la trabajadora, la actividad, en cuanto al salario la actora indicó que recibía de manera quincenal $********** (**********) y la patronal ofertó el empleo con un salario quincenal de $********** (**********), de igual forma, consideró benéfica la jornada laboral, pues la actora señaló que eran de 10:00 (diez horas) a 21:00 (veintiún horas) de lunes a domingo, con un día variable de descanso, en tanto que la patronal indicó que la jornada era de 10:00 (diez) a 18:00 (dieciocho) horas de lunes a domingo, con un día variable de descanso y con treinta minutos para descanso o comidas; por lo que era una jornada de trabajo legal de 48 (cuarenta y ocho) horas efectivas a la semana, ya que los treinta minutos se computaban como parte de la jornada.

De ahí que la junta concluyó que la jornada de trabajo era de buena fe, y dijo que con la conducta desplegada por el patrón advertía la real intención de continuar con la relación obrero patronal y no la intención de revertir la carga probatoria a la actora; por lo que absolvió al patrón de la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR