Proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. - Iniciativas Legislativas del Senado - Iniciativas Legislativas - VLEX 844314858

Proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Fecha de presentación:30 de Abril de 2020
 
EXTRACTO GRATUITO
MARÍA GUADALUPE SALDAÑA CISNEROS
Sen adora de la Rep úblic a
P á g i n a 1 | 16
SENADORA MÓNICA FERNÁNDEZ BALBOA
PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA
DE LA CÁMARA DE SENADORES
P R E S E N T E
La suscrita, Senadora MARÍA GUADALUPE SALDAÑA CISNEROS, integrante del
Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional en esta LXIV Legislatura, con
fundamento en lo dispuesto por el artículo 71, fracción II, de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos y 8, numeral 1, fracción I; 164, numeral
1; 169 y demás relativos y aplicables, del Reglamento del Senado de la
República, someto a la consideración de esta H. Asamblea, la siguiente
INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN Y
ADICIONAN DIVERSAS DISPOSICIONES A LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA
DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, EN MATERIA DE PROTECCIÓN
DEL DERECHO HUMANO A LA SALUD EN CASOS DE PANDEMIAS Y
EPIDEMIAS DE CARÁCTER GRAVE, de conformidad con la siguiente:
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
El coronavirus SARCoV2 o COVID19 nos está dejando a las y los mexicanos y al
mundo entero duras y valiosas lecciones, entre ellas: primero que el siglo XXI
es un siglo de pandemias y, segundo, que el planeta entero no está
preparado para hacerles frente.
Los sistemas de salud colapsaron, las economías de los países están entrando
en una grave recesión, los factores productivos como el petróleo se están
desplomando, y el virus causante de esta dinámica terrible sigue causando
estragos y muertes. México acaba de entrar en la Fase 3, la más peligrosa
de todas por el posible aumento de personas contagiadas y, en consecuencia,
de decesos lamentables.
En el devenir histórico de la humanidad, las personas siempre han tenido
que convivir y enfrentar riesgos generados por virus y bacterias. En la
medida en que el ser humano ha ido desarrollando su concepto de “progreso”,
las epidemias y pandemias acompañan su desarrollo mostrando su cara opuesta,
negra y funesta.
MARÍA GUADALUPE SALDAÑA CISNEROS
Sen adora de la Rep úblic a
P á g i n a 2 | 16
A partir de la revolución industrial las pestes se han ido multiplicando, al parecer
a la par de la modificación humana del entorno natural, social y económico. Tan
solo en el siglo pasado, el de las guerras mundiales, acontecieron 10
epidemias graves, 5 de las cuales fueron pandemias: La gripe española,
influenza A, subtipo H1N1, que cobró la vida de entre 50 y 100 millones de
personas; la gripe asiática, causada por el virus H2N2, que mató a 2 millones
de personas; la gripe de Hong Kong, influenza A, subtipo H3N2, que causó 2
millones de víctimas mortales; el SIDA, que desde 1981 a la fecha se ha llevado
la vida de más de 30 millones de personas, y el cólera que mató a 8,000
personas, pero que infectó a 950 mil personas en diversos países de América
Latina.
En este siglo van 5 pandemias, con sólo dos décadas, la brecha se va
acortando más, lo que demuestra que hemos fallado en muchas cosas, en virtud
de los modelos de desarrollo industrializado -asistencialistas unos, benefactores
otros, y neoliberales los últimos- que han alterado los ciclos de la vida en aras
de la generación de riqueza.
Las zoonosis son un ejemplo claro de ello: enfermedades transmisibles entre
los animales y hombres, en condiciones naturales, derivadas de modelos de
producción intensiva, de inducción del crecimiento acelerado de la producción
animal, de la ingesta de todo tipo de especies animales que de forma natural
tienen virus y bacterias inocuos para ellos pero no para las personas, y de otras
prácticas insalubres y riesgosas para la vida de la gente, que seguimos sin
atender de raíz, siendo sus consecuencias: (1) la gripe aviaria en su cepa
H5N1, en 2005; (2) la gripe tipo A, subtipo H1N1, que entre 2009 y 2010 se
llevó entre 150 mil y 575 mil personas en el mundo; (3) el síndrome
respiratorio de Oriente Medio, entre 2012-2015, causada por el coronavirus
MERS-CoV, que provocó la muerte de más de 500 personas; (4) el virus de
Chikungunya, que apareció en 2015, que se transmite a las personas mediante
la picadura de los mosquitos portadores del género Aedes; (5) el virus del Zika
que azotó Latinoamérica con varios millones de infectados, miles de recién
nacidos con microcefalia y 4,030 casos de personas fallecidas, y ahora (6) el
SARS-CoV2 o COVID19 que ha cobrado la vida de casi 200 mil, número que
lamentablemente seguirá creciendo, con alcances difíciles de calcular.
Ciertamente el mundo no está preparado para enfrentar este tipo de
enfermedades globales; y ello es así porque no quiere hacerlo, prefiriendo
pagar el precio de su desarrollo, antes que cambiar las formas como se genera
y se distribuye la riqueza del planeta.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA