Proyecto de decreto por el que se adiciona la fracción V al artículo 9; se adiciona un inciso d) al artículo 41; se reforma el artículo 15 y el artículo 50 de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Fecha de registro13 Jul 2021
EstatusPendiente
Autor de la iniciativaGeovanna del Carmen Bañuelos de La Torre (PT)
Av. Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo, Piso 1, Col. Tabacalera,
Delegación Cuauhtémoc, C.P. 06030, México, D.F.
Conmutador: 5345 3000 Ext. 4113
De la Senadora Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre, Coordinadora del
Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, de la LXV Legislatura del Honorable
Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por los Artículos 71, Fracción
I, 164, 169, 171, fracción I, y 172, párrafo 1 del Reglamento del Senado de la
República, someto a consideración de esta Asamblea la siguiente iniciativa con
proyecto de decreto por el que se adiciona al artículo 9 la fracción V; se
adiciona un inciso d al artículo 41; se reforma el artículo 15 y el artículo 50,
todos ellos de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, conforme la
siguiente:
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Actualmente, los inmovilizadores eléctricos, conocidos popularmente como taser,
son considerados como el arma incapacitante de baja letalidad por excelencia. Su
uso se da en un contexto donde la violencia en contra de las mujeres, acoso
callejero, intentos de secuestro, robos, intimidación, violaciones y el grado más
extremo, feminicidio; han orillado a gran parte de las mujeres de todas las edades,
a extremar precauciones en el camino hacia la escuela, el hogar, el trabajo e,
incluso, hasta para ir a la tienda.
La descarga eléctrica de un taser, provoca la contracción de los músculos en la
zona que es aplicado durante un segundo, si es usado por dos segundos ocurren
espasmos musculares y se experimenta la desorientación. De utilizarse de tres a
cinco segundos, se puede llegar a perder el balance del cuerpo, pero solo si este
es aplicado en zonas alejadas al tórax, como en un brazo o una pierna. Pero
también, al ser aplicado en la cabeza o en la zona del pecho, puede provocar que
se detengan las funciones del cerebro o corazón, conducta que podría enmarcarse
en el tipo penal de delito de homicidio o tentativa de homicidio.
El argumento fundamental en el cual se da la compra y portación de este tipo de
dispositivos es el de la defensa personal, tanto de la integridad física y la vida, como

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR