El régimen jurídico electoral del principio de representación proporcional en el México del nuevo milenio

AutorBenito Guillermo Pérez López - Lenitt Alfaro Vázquez
CargoLicenciados en Derecho por la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco.
Páginas71-90
El régimen jurídico electoral del principio de
representación proporcional
en el México del nuevo milenio
Benito Guillermo Pérez López* y
Lenitt Alfaro Vázquez *
Por la proximidad del proceso electoral que se llevará en el 2003, para
renovar a los integran
tes de la Cámara de Diputados del Congreso
Federal, se propone una revisión y revalorización del régimen jurídico del
sistema electoral basado en el principio de representación proporcional, el
cual fue reformado a nivel constitucional en agosto de 1996, c
uya eficacia
ha sido demostrada en dos comicios federales (1997 y 2000), y los
resultados óptimos alcanzados en aquellas contiendas electorales la han
elevado como la reforma más trascendental en el último cuarto del siglo
pasado. En este trabajo haremos u
n análisis reflexivo, crítico y propositivo
sobre el contenido político jurídico de esta enmienda constitucional, así
como aquellos elementos que ponderan la proporcionalidad del sistema
electoral mexicano.
Since the proximity of the electoralprocess that
will take place in 2003, in
order to renew the Representatives ' Chamber of the Federal Congress
(Cámara de Diputados del Congreso Federal), is propose a revisión and
revaluation of the juridical electoral regime based on the principie of
proportional repr
esentation, which was reformed to a constitutional level in
1996, and its efficacy has been demonstratedin twofederal elections (1997
and2000), and because the optimums results in those elections has been
elevated like the most transcendental reform in the
last quarter ofthe last
century. In this work will make a reflexive, critical and purposeful analyze
about the juridical policy contention of this constitutional amendment, as
well as those elements that favour the proportionality in the Mexican
electoral system.
Sumario. Introducción. I. Principio de representación proporcional y derecho electoral. 2. Definición de
derecho electoral representativo proporcional. 3. Elementos que conforman el régimen jurídico representativo. 4.
Principios jurídicos rectores del derecho electoral representativo. 5. Técnica jurídica electoral en el sistema de
representación proporcional, ó. Elementos del sistema de representación proporciona! regulados por el derecho
electoral. Conclusiones. Bibliografía. Hemerografia. Legislación. Jurisprudencia.
Introducción
A unos meses de iniciarse el proceso electoral que se
llevará a cabo en el año 2003, para renovar la Cámara de
Diputados del Congreso Federal, es conveniente destacar
que será la tercera ocasión donde se aplique el régime
jurídico electoral surgido de la Reforma de 1996, a menos
que se proponga a corto
plazo una reforma inoportuna, lo cual se antoja imposible
por el cuadro político que subyace en la actualidad.
Pareciera banal advertir este suceso de no ser por los
antece
dentes jurídicos electorales sucitados en México
durante el último cuarto del siglo pasado, caracterizados
por la inestabilidad de las reformas consecutivas, los
resultados político-
electorales que entorpecieron los
propósitos de apertura democrática en lo
s órganos
legislativos, y un régimen de partido hegemónico que
aprovechaba las reformas para beneficio del partido en el
gobierno, entro otros aspectos.
* Licenciados en Derecho por la Universidad Autónoma Metropolitana,
Unidad Azcapotzalco.
Curiosamente,
también es vital subrayar que las mismas
reformas de 1996 son una herencia política surgida en
aquel régimen encabezado por el Partido Revolucionario
Institucional, una paradoja que aún hoy el actual
Gobierno, ascendido por este cambio de reglas, es
incap
az de soslayar su importancia, porque si bien no se
trata de una Reforma total y acabada, en términos
generales es un conjunto de principios y normas logradas
por consenso, que ha resistido a dos procesos
comiciales, y cuyos resultados la han elevado a una
categoría trascendental, por ser aquella que ha logrado
-
para bien o para mal-
la democratización del régimen
político mexicano.
Es por este motivo que conviene analizar y revalorar
dicha reforma, especialmente en lo que respecta al
régimen para la elecció
n de diputados por el principio
constitucional de representación proporcional, previsto en
el artículo 54 de la Ley Fundamental, con el objeto de
comprender el universo de principios y técnica jurídica
que la sustentan como una de las áreas del derecho
ele
ctoral tan fundamental como la elección del Presidente
de la República.
1 Principio de representación proporcional y
derecho electoral
jurídica electoral, hablamos tanto de la legislación
constitucional como de la secundaria, por sola, no es
capaz de sa
tisfacer plenamente estas aspiraciones
democráticas, aunque necesariamente, la conducta
política debe ser regulada bajo determinados supuestos
legales, con el objeto de proteger el orden sociopolítico
que el constituyente ha preservado en la Ley
Fundamenta
l. De aquí que el ordenamiento jurídico
norme el proceso democrático de designación de los
gobernantes y representantes.2
Respecto de esto último, cuando se implementa un
sistema de representación proporcional en el modelo
electoral, se obedece a la necesi
dad de dar una
representación más adecuada a aquellos grupos políticos
relevantes en la sociedad, es decir, lograr una
representatividad equitativa de los diversos sectores
sociopolíticos; en consecuencia, el régimen jurídico que lo
regule deberá comprende
r todos los medios disponibles
para alcanzar dicho propósito, a fin de garantizar de
manera efectiva, el derecho de participación política de la
minoría, y sobre todo, evitar la distorsión de la voluntad
popular que ocurre frecuentemente en sistemas
electorales de mayoría.3
No obstante, siempre hay que
atemperar esta tarea normativa al considerar en todo
momento la complejidad natural que caracteriza este
sistema electoral.
En un primer plano, hay que destacar que un régimen
jurídico electoral debe fomentar
, consolidar y garantizar el
crecimiento de la participación ciudadana en la vida
democrática de un país, lo cual resulta lógico si
apreciamos que este fenómeno sociopolítico es el
distintivo de un Estado que lo retoma como un bagaje de
principios básicos,
que a su vez, se hallan plasmados en
el texto de un Código Político.1
Pero además, hay que
entender que la norma
Madrid, editorial Tecnos, 1982, Mario de la Cueva,
Idea del Estado,
quinta
edición, México, Pondo de Cultura Económica-Universidad Nacional A
utónoma
de México, 1996, y Arturo Núñez Jiménez,
La Reforma electora! de l'Jti'Jl'JVÜ.
México,Fondo de Cultura Económica, 1993.
2. Este argumento también lo sustenta Daniel Zovatlo, cuando
afirma:
"Desde el punto de vista del derecho constitucional, los derec
hos
políticos han sido coneeptualizados como el conjunto
de
condiciones que posibilitan al ciudadano participar en la vida
política. [...] Representan, en suma, los instrumentos que posee
el
ciudadano para participar en la vida pública, o, si se quiere, el
poder político con que cuenta esta para participar, configurar y
decidir en la vida política del listado," Daniel Zovatlo, "Derechos
políticos como derechos humanos", en Dietcr Nohlen, et
al.,
(eomps), Tratado de derechos electoral comparada de Ame
rica
Latina. México, 1998, Fondo de Cultura Económica, p. 32.
3.
Sobre este tema, afortunadamente la Suprema Corte de Justicia de
la Nación ha efectuado una interpretación judicial, plasmándolo en
diversos criterios jurisprudenciales, por lo que actualmente también
es importante referirse a esta fuente del derecho. Debido a la
importancia intrínseca del tema y de su estudio, el más Alto
Tribunal editó un libro que contiene los debates suscitados en las
sesiones del Pleno al resolverse tres acciones de
inconstitucion
alidad en contra de dos leyes electorales en los
cuales se revisa este principio electoral. La primera ocasión se dio
cuando se resolvió la acción de inconstitucionalidad número 6/98,
promovido por el Partido de la Revolución Democrática. Ministra
Ponente:
Olga María del Carmen Sánchez Cordero de García
Villegas, y esta ejecutoria fue publicada por ministerio de ley en el
Diario Oficial
de la Federación el 28 de octubre de 1998. Esta
misma sentencia aparece en
Principio de proporcionalidad en
materia electoral,
México, Suprema Corte de Justicia de la Nación,
1999. 298 pp. Serie Debates Pleno, número 23, En
lo subsiguiente,
se citará la ejecutoria publicada en el Diario Oficial.
494
1.
Para Loewenstein, el origen de poder político estaba en la
población, y por
ende, al ser una conducta irracional, debía
controlarse jurídicamente. Karl Loewenstein,
Teoría de la
Constitución. Barcelona, Editorial Ariel, 1970, pp 23-
30. Por otro
lado, la participación política en las democracias modernas hay
reglas consensuales pac
tadas entre los partidos políticos, motivo
que denota la necesidad de plasmarlos en un texto legal, para
arroparlos de una seguridad jurídica. Norberto Bobio,
El futuro de la
democracia.
México, Fondo de Cultura Económica, 1997, p. 17. Y
finalmente, el pos
itivismo arroja un acierto cuando afirma que el
Estado es una sociedad políticamente organizada, cuyo poder
político se restringe por un orden coercitivo. Hans Kelsen,
Teoría
general de derecho y del estado.
México, Universidad Nacional
Autónoma de México, 1998, p. 215. Más referencias, vid.
R. Curré
de Malberg, Teoría general de Estado.
México, Fondo de Cultura
Económica, 1998, pp. 26-79; Hermann Heller, Teoría del Estado.
México, Fondo de Cultura Económica, 1997; Paolo Biscaretti,
Derecho Constitucional, segunda edición,

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR