Nuevos retos para monitorear un sismo

(Material transmitido por el Servicio Sindicado el pasado 22 de septiembre)Berenice González DurandCIUDAD DE MÉXICO, septiembre 27 (EL UNIVERSAL).- El 19 de septiembre se convirtió en un recordatorio permanente de la fragilidad de nuestra geografía, pero también en una oportunidad para fortalecer las piezas del rompecabezas que pueden hacer menos dramáticas las consecuencias de un sismo. Estos fenómenos naturales no se pueden predecir, pero la ciencia, la tecnología y la cultura de prevención pueden atenuar su impacto.

"En términos de tecnología, trabajamos en el monitoreo con los mismos instrumentos que utilizan los grandes centros sismológicos en el mundo. De igual forma, se emplean los sistemas para analizar las adquisiciones y el procesamiento de datos", asegura la doctora Xyoli Pérez, jefa del Sistema Sismológico Nacional (SSN). Este centro que desde hace 90 años funciona bajo la tutoría de la UNAM cuenta con 63 observatorios más las estaciones que comparten datos y pertenecen a otras redes del país, así como otras de naciones vecinas.

Cada observatorio posee tres equipos que se complementan. El sismómetro es un sensor de velocidad con capacidad de registrar sismos en una amplia gama de magnitudes, desde sismos locales hasta lejanos. Por otra parte, el acelerómetro permite registrar las aceleraciones del suelo dentro de un amplio espectro de frecuencias que ayudan a calcular con mayor precisión la magnitud de sismos grandes.

Además, existe un sistema global de navegación por satélite (GNSS) con la capacidad de proporcionar localización espacial y temporal precisa del desplazamiento de terreno. Todos los observatorios cuentan también con un reloj GPS que permite obtener una referencia de tiempo con precisión, el cual es almacenado junto con la información sísmica.

Los equipos se encuentran alojados en casetas especialmente construidas para minimizar el ruido y los cambios de temperatura en el interior. También existen otras previsiones para disminuir inducciones electromagnéticas.

Para la jefa del SSN, existen tres factores muy importantes que han cambiado el monitoreo en la sismología a través del tiempo. El primero es que se pasó de un registro mayoritariamente analógico a un registro totalmente digital. La otra cuestión es el tipo de instrumentos utilizados; antes permitían registrar solo algunas características del movimiento, pero no permitían lo que hoy facilita la banda ancha, que implica hacer el registro de sismos tanto muy...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR