Iniciativa Legislativa de los Diputados Ricardo Monreal Ávila, Ricardo Mejía Berdeja y Alfonso Durazo Montaño, del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, la que contiene proyecto de decreto por el que se reforma el inciso c) del artículo 2° de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

Estado actualEn Comisiones

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO SOBRE LA LIBERTAD DE ABSTENCIÓN DE CULTOS

RICARDO MONREAL ÁVILA, RICARDO MEJÍA BERDEJA y ALFONSO DURAZO MONTAÑO, integrantes de la LXII Legislatura del Congreso de la Unión y del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con fundamento en los artículos 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como el Artículo 55, fracción II del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, sometemos a la consideración del Pleno de esta H. Asamblea la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA EL INCISO C) DEL ARTÍCULO DE LA LEY DE ASOCIACIONES RELIGIOSAS Y CULTO PÚBLICO al tenor de la siguiente

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Los artículos 1o, 5o, 9o, 24, 27 y 130 de nuestra Carta Magna establecen las bases para que nuestro país funcione como un Estado laico. Para fortalecer la laicidad mencionada, es necesario que al interior de México convivan todas las ideologías posibles, por lo que la garantía de la libertad de culto es un asunto de suma importancia.

Fueron necesarios múltiples esfuerzos, reflejados en el Constituyente de 1857, para abandonar aquel Estado-Iglesia de la Colonia, que incidía en las esferas del individuo, tanto pública como privada.

Hoy en día, el artículo 24 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos estipula que:

“Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley.

El Congreso no puede dictar leyes que establezcan o prohíban religión alguna.

Los actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos. Los que extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetarán a la ley reglamentaria.”

Por su parte, el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dispone que: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.”

Con base en lo anterior, podemos argumentar que el propósito de la ley debe radicar en una postura religiosamente neutral, es decir, una visión donde se admitan todas las religiones...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR