México cada vez menos católico

AutorAndro Aguilar

Foto: Luis Castillo

La primera visita del Papa Francisco a México se realizará en medio de una pérdida de fieles católicos que no ha parado desde la mitad del siglo XX.

Los censos de INEGI muestran que el porcentaje de católicos en México cayó, de 98.2 por ciento en 1950, a 82.7 por ciento en 2010. Pero podrían ser menos, si se considera que buena parte de quienes se dicen católicos no practican su religión.

El antropólogo Elio Masferrer Kan encontró que sólo el 46.37 por ciento de los mexicanos cumple con esos sacramentos, con base en cifras aportadas por la Iglesia sobre comuniones y confirmaciones.

Esto obedece a la lejanía de los jerarcas de la Iglesia hacia sus fieles, sostiene Masferrer.

"La Iglesia católica no tiene vocaciones, no tiene buenas propuestas. No ha conseguido hacer algo armónico con la sociedad mexicana. Por otro lado, los obispos, el clero diocesano, han estado coartando la expansión de los cleros religiosos y las monjas. La Iglesia está dividida y quienes tienen nuevas propuestas han sido de alguna manera relegados por la jerarquía diocesana que no quiere que se haga ningún cambio".

El clero diocesano al que se refiere Masferrer está conformado por 12 mil 506 sacerdotes, 170 obispos y cinco cardenales aglutinados en la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM). Los sacerdotes pertenecientes al clero religioso, donde confluyen órdenes como los dominicos o jesuitas -a la que pertenece Francisco- se congregan en la Conferencia de Superiores Mayores Religiosos de México (CIRM).

No existen cifras que permitan medir el impacto que ha tenido la popularidad del pontificado de Francisco en el catolicismo en México, pero Rodolfo Soriano Núñez, doctor en sociología e investigador del fenómeno religioso, ve poco probable que el número de fieles repunte con esta primera visita.

Soriano recuerda que Juan Pablo II, un personaje igualmente mediático, visitó México en cinco ocasiones, justo en el periodo en que se suscitó la debacle del catolicismo.

La primera de esas visitas fue en 1979. El censo inmediato a ese viaje arrojó que 92.6 por ciento de los mexicanos aún eran católicos. La última ocurrió en 2002, y los registros ya habían bajado a 88 por ciento.

Soriano Núñez coincide con Masferrer: la responsabilidad es de la jerarquía eclesiástica.

"Si algo demostraron las visitas de Juan Pablo II es que no hay un efecto mágico que se traslade directamente a los fieles. Si los obispos siguen viviendo alejados de las necesidades de la gente, de sus preocupaciones, no habrá repunte alguno", indica.

· · ·

A pesar de los datos revelados por los censos, México sigue siendo un activo importante para el Vaticano. Según sus propios cálculos, es el segundo país con más fieles en el mundo (99.6 millones). Y, hasta 2005, según difundió su...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR