Marco teórico-conceptual

AutorRafael Vela Martínez
Páginas23-54
Rafael Vela Martínez
23
CAPÍTULO I. MARCO TEÓRICO-CONCEPTUAL
Aspectos relevantes de la localización económica
Luego del inicio y expansión del capitalismo como modo de producción, surgieron
diferentes pensadores preocupados por identificar la lógica con que se comportaba
la economía en su conjunto: se abundó en conocer el origen de la riqueza y el valor
con discusiones cifradas en el ámbito de la producción, como aquellas otras
referidas al mercado y el comercio internacional. De esta forma, algunas vertientes
dieron mayor énfasis a la importancia del trabajo, las características intrínsecas,
tecnológicas y de propiedad de los medios de producción, la división social del
trabajo, la ganancia, el salario y la lucha de clases, entre otros conceptos teóricos
básicos. Por su parte, otros más centraron su análisis en cuestiones relacionadas
con la escasez o abundancia de una mercancía en el ámbito del mercado, así como
en los rendimientos marginales de los factores de la producción, lo que
posteriormente permitió construir funciones de costos y de producción en el ámbito
microeconómico y, en años más recientes, entender una lógica del comportamiento
de una economía más amplia con la aplicación de los principios básicos de la oferta
y la demanda.
De manera paralela al desarrollo de la teoría económica pura, otros pensadores de
la ciencia económica incorporaron una variable más a los avances alcanzados en
planteamientos teóricos de la economía: el espacio. De esta manera se empieza a
prefigurar lo que a futuro será conocido como la teoría de la localización, base de la
ciencia regional y plataforma del desarrollo regional. En este contexto, dos
perspectivas destacan desde el ámbito de la localización:
Los referidos a la localización de las unidades productivas, de tal forma que se
alcanzaran mayores niveles de ganancia por parte de los productores.
Aspectos sobre el desplazamiento de los consumidores, quienes acuden al
mercado, de tal forma que éstos encontraran beneficios diferenciados al acudir a un
mercado y no a cualquier otro.
Sistema de ciudades de Veracruz: Crecimiento económico y combate a la pobreza
24
Es importante señalar que la teoría de la localización surge en un primer momento
en el ámbito de la producción agrícola; esto se debe a que el capitalismo evolucionó
del sector agrícola hacia el sector industrial, por ello es que los primeros modelos
de localización o planteamientos teóricos referidos a la localización de las unidades
productivas, como al desplazamiento de los consumidores hacia los puntos de
mercadeo, están referidos al sector agrícola.
Entre los pensadores que contribuyeron al desarrollo de la teoría de la localización
se pueden citar a Johann Heinrich Von Thünen (1826), Alfred Weber (principios del
siglo XX), Walter Christaller (con su trabajo Lugares centrales en el sur de Alemania,
en 1933) y August Lösch (con su teoría económica espacial, en 1954, pero con una
versión anterior en alemán, en 1938) (Carrillo, 2002a, 2002b). Estos estudios fueron
evolucionando desde el sector agrícola, pasando por una interface entre lo agrícola
y los avances en el ámbito del capitalismo industrial, así como por una aportación
relevante en el ámbito de las actividades industriales y comerciales, y finalmente de
los servicios; todo ello condicionado por el mismo proceso de desarrollo del
capitalismo.
No es objeto de este trabajo discutir en profundidad cada una de las aportaciones
de los regionalistas señalados; sin embargo, habría que puntualizar algunos
conceptos generales que permitan entender los avances teóricos hacia la teoría de
la localización.
En primer lugar, es importante precisar que el beneficio o ganancia, desde la teoría
económica clásica, es postulado como el elemento central que mueve a la
economía. Carlos Marx conceptualiza este beneficio como dinero incrementado,
que es precisamente el dinero original más la plusvalía derivada del proceso de
producción (aplicación de la fuerza de trabajo) considerado por este autor como el
proceso cíclico del capital: El proceso cíclico del capital es por tanto la unidad de
circulación y producción, la suma de ambos. [El dinero] no retorna simplemente
como valor en dinero sino como valor en dinero aumentado, acrecentado (Tarruella,
1999, p. 70). Es decir, el valor se genera, de acuerdo con los planteamientos de
Marx, en el ámbito de la producción y se materializa en la circulación.
Rafael Vela Martínez
25
El empleo de plusvalor como capital o la reconversión de plusvalor en capital es lo
que se denomina acumulación de capital. Incluso en el caso de la reproducción
simple, todo capital adelantado, cualquiera que fuese la manera en que
originalmente se lo hubiera adquirido, se transformaba en capital acumulado o
plusvalor capitalizado. Pero en el fluir de la producción, todo capital adelantado
originalmente deviene, en general, una magnitud evanescente (en el sentido
matemático), comparada con el capital acumulado directamente, esto es, con el
plusvalor o plusproducto reconvertido en capital, ya sea que funcione ahora en las
manos que lo acumularon o en manos extrañas. De ahí que la economía política,
en general, presente al capital como riqueza acumulada (plusvalor o rédito
transformado) que se emplea de nuevo para la producción de plusvalor o al
capitalista como poseedor del plusproducto. El mismo modo de contemplar las
circunstancias toma otra forma de expresión: todo el capital existente es interés
acumulado o capitalizado, ya que el interés es meramente una fracción del plusvalor
(Tarruella, 1999).
De igual forma habría que señalar que Carlos Marx, en el desarrollo de su teoría de
la renta, incluso precedido por David Ricardo,
3
advierte la importancia de la variable
espacio, materializada en la localización de las unidades productivas.
Por su parte, desde la perspectiva clásica de la teoría convencional, el beneficio se
obtiene de los ingresos menos los costos que llevan a cabo los productores. En
razón de que los beneficios pueden tener un rango menor o mayor de lugar a lugar,
3
Al autor d e Principios de economía política y tributación (1 817) lo inquietaba especialment e la tendencia de la baja de los
beneficios. Tendencia a su entende r inevitable en la economía inglesa, pero que podía contrarrest arse con el desarrollo del
comercio exterior. En lo que toca a la d eterminación de la renta de la tierra, Ricardo adoptó los puntos de vista de Malthus,
con quien mantuvo una polémica constante a lo largo de su vida. Afirma que el valor de cambio de un bien (especialmente
los agrícolas) está determinado por la mayor cantidad de trabajo necesaria par a su producción; ni más ni menos que el costo
marginal en términ os contemporáneos. Así la incorporación de tierras nuevas en las cuales la producción es cada vez más
difícil aumenta el valor de cambio de todos los productos agrícolas, favoreciendo a los antiguos productores. De esta manera,
la renta de la t ierra exactamente la renta diferencial aumenta a medida que se incorporan nuevas tierras a la producción.
Y esto ocurre continuamente en razón del incremento de la población y del consiguiente aumento de la demanda de alimentos.
Cabe notar que est a apreciación de Ricardo podía h aber sido válida un s iglo antes, pero ya no en la época que escribía. El
progreso había llegado también a la agricultura y l a cantidad d e trabajo requerida para la producción de un bien t ambién
disminuía. Lo que sí es absolutamente cierto es que la producti vidad del trabajo aument aba más rápidamente en las
manufacturas y que la idea de la determinación del valor por el costo marginal tenía un significado cu ando se tratab a de
incorporar tierras relativamente poco aptas. En ese sentido, no cabe duda que había una tendencia al aumento de la renta de
la ti erra. Una vez deducida la rent a de la tierra, sólo queda por determinar la parte correspondiente a los salarios y los
beneficios. Ahora bien, el precio natural del trabajo, que considera una mercancía al igual que S mith, es equivalente al que
proporciona al obrero los medios de subsistir y perpetuar la especie (David Ricardo, 2008).

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR