Ejecutoria num. 140/2021 de Suprema Corte de Justicia, Segunda Sala, 19-11-2021 (CONTRADICCIÓN DE TESIS)

JuezMargarita Beatriz Luna Ramos,José Ramón Cossío Díaz,Alberto Pérez Dayán,Genaro Góngora Pimentel,Salvador Aguirre Anguiano,Mariano Azuela Güitrón,Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena,Arturo Zaldívar Lelo de Larrea,Eduardo Medina Mora I.,Javier Laynez Potisek,Jorge Mario Pardo Rebolledo,José Fernando Franco González Salas,Luis María Aguilar Morales,Norma Lucía Piña Hernández,Yasmín Esquivel Mossa
EmisorSegunda Sala
LocalizadorGaceta del Semanario Judicial de la Federación. Libro 7, Noviembre de 2021, Tomo II , 2015
Fecha de publicación19 Noviembre 2021

CONTRADICCIÓN DE TESIS 140/2021. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIAS PENAL Y DE TRABAJO DEL OCTAVO CIRCUITO, EL TRIBUNAL COLEGIADO DEL VIGÉSIMO TERCER CIRCUITO, ACTUAL PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL VIGÉSIMO TERCER CIRCUITO Y EL TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIAS ADMINISTRATIVA Y DE TRABAJO DEL DÉCIMO PRIMER CIRCUITO. 1 DE SEPTIEMBRE DE 2021. CINCO VOTOS DE LOS MINISTROS A.P.D., L.M.A.M., J.F.F.G.S., J.L.P.Y.Y.E.M.. PONENTE: J.L.P.. SECRETARIA: E.M.F..


III. Competencia y legitimación


4. La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es competente para conocer y resolver la presente denuncia de contradicción de tesis, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 107, fracción XIII, de la Constitución Federal, 226, fracción II, de la Ley de Amparo y 21, fracción VIII, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, en relación con los puntos segundo, fracción VII y tercero, del Acuerdo General Plenario Número 5/2013 expedido por el Pleno de este Alto Tribunal el trece de mayo de dos mil trece, toda vez que los criterios contendientes han sido sustentados por Tribunales Colegiados de distintos circuitos, en materia de trabajo, cuya especialidad corresponde a esta Segunda Sala.


5. Por otro lado, la denuncia proviene de parte legitimada, de conformidad con lo previsto por los artículos 107, fracción XIII, párrafo segundo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 227, fracción II, de la Ley de Amparo, ya que fue formulada por los Magistrados integrantes de uno de los tribunales contendientes.


IV. Existencia de la contradicción


6. La mecánica para analizar la existencia de una contradicción de tesis tiene que abordarse desde la necesidad de unificar criterios jurídicos en el país, pues su objetivo es otorgar seguridad jurídica a los Jueces y justiciables. Dado que lo que se pretende es preservar la unidad en la interpretación de las normas jurídicas, este Alto Tribunal ha reconocido que para que exista una contradicción de tesis basta con identificar una discrepancia interpretativa entre dos o más órganos jurisdiccionales terminales, con independencia de que exista identidad en las situaciones fácticas que los precedieron. Sirven de sustento a lo anterior los criterios del Tribunal Pleno, de rubro y texto siguientes:


"CONTRADICCIÓN DE TESIS. EXISTE CUANDO LAS SALAS DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN O LOS TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO ADOPTAN EN SUS SENTENCIAS CRITERIOS JURÍDICOS DISCREPANTES SOBRE UN MISMO PUNTO DE DERECHO, INDEPENDIENTEMENTE DE QUE LAS CUESTIONES FÁCTICAS QUE LO RODEAN NO SEAN EXACTAMENTE IGUALES. De los artículos 107, fracción XIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, 197 y 197-A de la Ley de Amparo, se advierte que la existencia de la contradicción de criterios está condicionada a que las S. de la Suprema Corte de Justicia de la Nación o los Tribunales Colegiados de Circuito en las sentencias que pronuncien sostengan ‘tesis contradictorias’, entendiéndose por ‘tesis’ el criterio adoptado por el juzgador a través de argumentaciones lógico-jurídicas para justificar su decisión en una controversia, lo que determina que la contradicción de tesis se actualiza cuando dos o más órganos jurisdiccionales terminales adoptan criterios jurídicos discrepantes sobre un mismo punto de derecho, independientemente de que las cuestiones fácticas que lo rodean no sean exactamente iguales, pues la práctica judicial demuestra la dificultad de que existan dos o más asuntos idénticos, tanto en los problemas de derecho como en los de hecho, de ahí que considerar que la contradicción se actualiza únicamente cuando los asuntos son exactamente iguales constituye un criterio rigorista que impide resolver la discrepancia de criterios jurídicos, lo que conlleva a que el esfuerzo judicial se centre en detectar las diferencias entre los asuntos y no en solucionar la discrepancia. Además, las cuestiones fácticas que en ocasiones rodean el problema jurídico respecto del cual se sostienen criterios opuestos y, consecuentemente, se denuncian como contradictorios, generalmente son cuestiones secundarias o accidentales y, por tanto, no inciden en la naturaleza de los problemas jurídicos resueltos. Es por ello que este Alto Tribunal interrumpió la jurisprudencia P./J. 26/2001 de rubro: ‘CONTRADICCIÓN DE TESIS DE TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO. REQUISITOS PARA SU EXISTENCIA.’, al resolver la contradicción de tesis 36/2007-PL, pues al establecer que la contradicción se actualiza siempre que ‘al resolver los negocios jurídicos se examinen cuestiones jurídicas esencialmente iguales y se adopten posiciones o criterios jurídicos discrepantes’ se impedía el estudio del tema jurídico materia de la contradicción con base en ‘diferencias’ fácticas que desde el punto de vista estrictamente jurídico no deberían obstaculizar el análisis de fondo de la contradicción planteada, lo que es contrario a la lógica del sistema de jurisprudencia establecido en la Ley de Amparo, pues al sujetarse su existencia al cumplimiento del indicado requisito disminuye el número de contradicciones que se resuelven en detrimento de la seguridad jurídica que debe salvaguardarse ante criterios jurídicos claramente opuestos. De lo anterior se sigue que la existencia de una contradicción de tesis deriva de la discrepancia de criterios jurídicos, es decir, de la oposición en la solución de temas jurídicos que se extraen de asuntos que pueden válidamente ser diferentes en sus cuestiones fácticas, lo cual es congruente con la finalidad establecida tanto en la Constitución General de la República como en la Ley de Amparo para las contradicciones de tesis, pues permite que cumplan el propósito para el que fueron creadas y que no se desvirtúe buscando las diferencias de detalle que impiden su resolución."(4)


"CONTRADICCIÓN DE TESIS. DEBE ESTIMARSE EXISTENTE, AUNQUE SE ADVIERTAN ELEMENTOS SECUNDARIOS DIFERENTES EN EL ORIGEN DE LAS EJECUTORIAS. El Tribunal en Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la jurisprudencia P./J. 26/2001, de rubro: ‘CONTRADICCIÓN DE TESIS DE TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO. REQUISITOS PARA SU EXISTENCIA.’, sostuvo su firme rechazo a resolver las contradicciones de tesis en las que las sentencias respectivas hubieran partido de distintos elementos, criterio que se considera indispensable flexibilizar, a fin de dar mayor eficacia a su función unificadora de la interpretación del orden jurídico nacional, de modo que no solamente se resuelvan las contradicciones claramente inobjetables desde un punto de vista lógico, sino también aquellas cuya existencia sobre un problema central se encuentre rodeado de situaciones previas diversas, ya sea por la complejidad de supuestos legales aplicables o por la profusión de circunstancias de hecho a las que se hubiera tenido que atender para juzgarlo. En efecto, la confusión provocada por la coexistencia de posturas disímbolas sobre un mismo problema jurídico no encuentra justificación en la circunstancia de que, una y otra posiciones, hubieran tenido un diferenciado origen en los aspectos accesorios o secundarios que les precedan, ya que las particularidades de cada caso no siempre resultan relevantes, y pueden ser sólo adyacentes a un problema jurídico central, perfectamente identificable y que amerite resolverse. Ante este tipo de situaciones, en las que pudiera haber duda acerca del alcance de las modalidades que adoptó cada ejecutoria, debe preferirse la decisión que conduzca a la certidumbre en las decisiones judiciales, a través de la unidad interpretativa del orden jurídico. Por tanto, dejando de lado las características menores que revistan las sentencias en cuestión, y previa declaración de la existencia de la contradicción sobre el punto jurídico central detectado, el Alto Tribunal debe pronunciarse sobre el fondo del problema y aprovechar la oportunidad para hacer toda clase de aclaraciones, en orden a precisar las singularidades de cada una de las sentencias en conflicto, y en todo caso, los efectos que esas peculiaridades producen y la variedad de alternativas de solución que correspondan."(5)


"CONTRADICCIÓN DE TESIS ENTRE TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO. AUNQUE LOS CRITERIOS CONTENDIENTES SEAN ERRÓNEOS, DEBE RESOLVERSE EL FONDO A FIN DE PROTEGER LA GARANTÍA DE SEGURIDAD JURÍDICA. La Suprema Corte de Justicia de la Nación debe resolver una contradicción de tesis existente entre criterios de Tribunales Colegiados de Circuito aunque sean erróneos o inaplicables, pues el objetivo fundamental de ese procedimiento es terminar con la incertidumbre generada para los gobernados y los órganos jurisdiccionales por la existencia de criterios contradictorios, mediante la definición de una jurisprudencia producto de la sentencia dictada en ese procedimiento, que servirá para resolver uniformemente casos similares a los que motivaron la denuncia de contradicción, evitando que se sigan resolviendo diferente e incorrectamente, lo que permitirá preservar la unidad en la interpretación de las normas del orden jurídico nacional con la fijación de su sentido y alcance en protección de la garantía de seguridad jurídica. Además, esa definición jurídica no sería posible realizarla si se declara improcedente la contradicción suscitada respecto de tesis equivocadas o inaplicables de esos tribunales, ya que aunque se dejaran sin efecto, si no existiera pronunciamiento por declararse su improcedencia, lejos de garantizar a los gobernados y a los órganos jurisdiccionales del país la solución de otros asuntos de similar naturaleza, se generaría incertidumbre, por lo cual debe emitirse una sentencia que fije el verdadero sentido y alcance de la solución que deba darse al supuesto o problema jurídico examinado por los Tribunales Colegiados de Circuito que originó la oposición de criterios."(6)


7. Si la finalidad de la contradicción de tesis es la unificación de criterios y el problema radica en los procesos de interpretación –y no en los resultados– adoptados por los órganos jurisdiccionales contendientes, entonces, como lo ha sostenido el Tribunal Pleno,(7) es posible afirmar la existencia de una contradicción de tesis cuando se cumplan los siguientes requisitos:


a) Que los órganos jurisdiccionales contendientes, a fin de resolver alguna cuestión litigiosa, se vieron en la necesidad de ejercer su arbitrio judicial a través de algún ejercicio interpretativo, con independencia del método utilizado;


b) Que en tales ejercicios interpretativos exista al menos un tramo de razonamiento en el que la interpretación ejercida gire en torno a un mismo tipo de problema jurídico: ya sea el sentido gramatical de una norma, el alcance de un principio, la finalidad de una determinada institución o cualquier otra cuestión jurídica en general; y,


c) Que la situación anterior pueda dar lugar a la formulación de una pregunta genuina acerca de si la forma de acometer la cuestión jurídica es preferente con relación a cualquier otra que, como la primera, también sea legalmente posible.


8. Es decir, existe una contradicción de tesis cuando dos órganos jurisdiccionales: (I) hayan realizado ejercicios interpretativos; (II) sobre los mismos problemas jurídicos y en virtud de ellos llegaron a soluciones contrarias; y, (III) tal disputa interpretativa puede ser resuelta mediante la formulación de preguntas específicas.


9. Por otro lado, no es obstáculo para que esta Segunda Sala se ocupe de la denuncia sobre el presente asunto, el que alguno de los criterios contendientes no constituya jurisprudencia, pues basta que los órganos jurisdiccionales adopten criterios distintos sobre un mismo punto de derecho. Es aplicable a lo anterior la jurisprudencia P./J. 27/2001 del Tribunal Pleno, de rubro: "CONTRADICCIÓN DE TESIS. PARA QUE PROCEDA LA DENUNCIA BASTA QUE EN LAS SENTENCIAS SE SUSTENTEN CRITERIOS DISCREPANTES."(8) y la tesis aislada P. L/94, de rubro: "CONTRADICCIÓN DE TESIS. PARA SU INTEGRACIÓN NO ES NECESARIO QUE SE TRATE DE JURISPRUDENCIAS.",(9) del mismo Tribunal Pleno.


10. En atención a lo anterior, a continuación se procederá a analizar si en el caso se acreditan los requisitos para determinar la existencia de una contradicción de tesis.


IV.1. Primer requisito: realización de un ejercicio interpretativo


11. Esta Segunda Sala considera que se acredita el primer requisito, toda vez que los Tribunales Colegiados contendientes ejercieron su arbitrio judicial al resolver las cuestiones litigiosas que les fueron presentadas. Esto es así, pues como a continuación se evidenciará, realizaron ejercicios interpretativos en las partes considerativas de las sentencias contendientes.


A. Tribunal Colegiado en Materias Penal y de Trabajo del Octavo Circuito, al resolver el amparo directo 375/2020


12. Ese asunto tuvo su origen en los siguientes antecedentes:


a) Una persona reclamó, entre otras prestaciones, el pago de la indemnización constitucional como consecuencia del despido injustificado del que adujo fue objeto.


b) La empresa demandada negó el despido y ofreció al trabajador reincorporarse al trabajo.


c) Al dictar laudo, la Junta responsable calificó de buena fe el ofrecimiento de trabajo, al considerar que si bien la demandada controvirtió el salario y categoría que el actor ocupaba, los demostró con el material probatorio que ofreció.


d) Además, aun cuando el trabajador ofreció la pericial a efecto de demostrar sus objeciones en relación con los recibos de pago, dicho medio de convicción fue desechado en virtud de que su ofrecimiento no fue acompañado con el interrogatorio para su desahogo, requisito indispensable para su admisión con base en lo previsto en el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo. Por tanto, si el actor no desvirtuó la firma autógrafa que aparece en los recibos de pago, trae como consecuencia que se les otorgue valor probatorio.


e) Inconforme, el trabajador promovió juicio de amparo directo, en el cual se le concedió el amparo, a efecto de reponer el procedimiento y que la Junta proveyera en relación con una prueba confesional ofrecida por el actor, continuara con el trámite del juicio y seguida la secuela procesal, dictara el laudo correspondiente.


13. En la parte que interesa, el Tribunal Colegiado consideró:


a) En sus conceptos de violación, el quejoso argumenta que en relación con la calificativa del ofrecimiento de trabajo, la Junta responsable indebidamente calificó de buena fe el ofrecimiento de trabajo, no obstante que controvirtió las funciones del actor.


b) Argumento que es infundado, en virtud de que si bien el trabajador manifestó en su demanda que desempeñó la categoría de jefe de bodega, también señaló que había cambiado al puesto de chofer de reparto, en tanto que la demandada ofreció empleo en las mismas condiciones que se venían desempeñando, sin cuestionar las actividades manifestadas por el trabajador.


c) Además, en cuanto a la categoría, la responsable confirió valor probatorio a los recibos de pago ofrecidos por la demandada, en los que se indica que el puesto del trabajador es el de "aux bodega chofer", lo que revela que las partes coinciden en las actividades de chofer.


d) No se soslaya que el trabajador objetó los recibos de pago en contenido y firma y que para acreditarlo ofreció la pericial, misma que fue desechada por la autoridad responsable, porque el oferente de la prueba no ofreció cuestionario.


e) Sobre la deserción de la prueba pericial, el tribunal ha sustentado criterio en el sentido de que la omisión de exhibir el cuestionario para el desahogo de la prueba pericial no constituye una violación procesal, porque cuando en audiencia de ofrecimiento y admisión de pruebas el actor la propone a efecto de acreditar la objeción formulada en relación con la firma que calza uno de los documentos que el patrón exhibió, el actor se ve imposibilitado materialmente para preparar y elaborar con antelación el cuestionario para el desahogo de la pericial.


f) No obstante, en una nueva reflexión, el Tribunal se aparta del mencionado criterio, en virtud de que el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo, en su texto reformado el treinta de noviembre de dos mil doce, es claro al establecer que la omisión de exhibir el cuestionario dará lugar a que la Junta no admita la prueba, sin contemplar excepción alguna.


g) El citado precepto legal, en su texto anterior, fue interpretado por esta Segunda Sala en la jurisprudencia 2a./J. 217/2009, en el sentido de que la prueba pericial relacionada con el escrito de renuncia de la parte trabajadora, exhibido en audiencia, no debe desecharse, aun cuando no se exhiban el cuestionario y las copias respectivas.


h) Sin embargo, dicho criterio fue emitido con base en la interpretación del anterior texto del artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo.


i) El tribunal de amparo consideró que en la diversa jurisprudencia 2a./J. 152/2017 (10a.), esta Segunda Sala señaló que debía darse una nueva interpretación al texto vigente de la Ley Federal del Trabajo, en específico, en relación con artículo 785. De ahí que el criterio emitido en relación con el artículo 823 del mencionado ordenamiento no podía ser aplicado al caso, en tanto el texto de este precepto también fue modificado.


j) Por tanto, cuando se ofrezca la pericial sin acompañar el cuestionario respectivo, atendiendo al contenido del artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo, no debe admitirse la prueba.


k) Además, no cabría suponer que la parte oferente de la prueba no estaría en aptitud de formular cuestionario en la audiencia correspondiente, dado que si en ese momento objetó los recibos de pago que el demandado exhibió, adujo que no existía firma autógrafa en ellos y ofreció la prueba pericial, es lógico que sabía qué aspectos debía dilucidar el técnico en relación con la autenticidad de la firma.


B. Tercer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo del Décimo Primer Circuito, al resolver el amparo directo 460/2019


14. Ese asunto derivó de los siguientes antecedentes:


a) Una persona promovió juicio laboral en el que, entre otras prestaciones, reclamó su reinstalación en el empleo en el que se venía desempeñando.


b) La demandada se excepcionó negando la existencia del vínculo de trabajo y del despido aducido.


c) Seguida la secuela procesal, la Junta responsable emitió el laudo reclamado en el que condenó, entre otras prestaciones, a la reinstalación de la trabajadora, así como al pago de salarios caídos.


d) Inconformes, las partes promovieron juicio de amparo directo. En el promovido por la parte demandada, el Tribunal Colegiado concedió el amparo a efecto de que la responsable llevara a cabo el desahogo de la prueba pericial ofrecida por la parte patronal.


15. En su ejecutoria, el Tribunal Colegiado(10) sostuvo, en lo que interesa:


a) Es fundado el argumento relativo a que la autoridad responsable indebidamente otorgó valor probatorio a la constancia de trabajo de quince de agosto de dos mil catorce que la parte trabajadora exhibió como prueba, a efecto de demostrar la existencia del vínculo de trabajo, no obstante que la referida documental fue objetada en autenticidad de firma y ofreció la pericial en grafoscopia y documentoscopia para demostrarlo.


b) La quejosa arguye que en audiencia de ofrecimiento de pruebas manifestó que el perito debía realizar el estudio de contenido y firma del documento objetado, por lo que solicitó se fijara día y hora para su desahogo. No obstante, fue desechada, al considerar que no fue ofrecida en términos de lo establecido en el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo.


c) Atendiendo a la causa de pedir, se advierte que la quejosa señala una violación procesal relacionada con el desechamiento de la pericial que ofreció a efecto de demostrar sus objeciones, lo cual trascendió al resultado del fallo.


d) Conforme al artículo 776 de la Ley Federal del Trabajo, son admisibles todos los medios de prueba que no sean contrarios a la moral y al derecho.


e) Dichas pruebas deben ofrecerse por las partes en la etapa procesal correspondiente, salvo que se refieran a hechos supervenientes o que tengan como fin probar las tachas que se hagan valer contra los testigos, como lo ordena el diverso artículo 778 de la ley laboral.


f) El artículo 779 de la Ley Federal del Trabajo otorga a la Junta la facultad de desechar aquellas pruebas que no tengan relación con la litis planteada o resultan inútiles o intrascendentes, expresándose en todo caso el motivo de ello.


g) Conforme al diverso 780 del ordenamiento legal en cita, las pruebas deben ofrecerse acompañadas de todos los elementos necesarios para su desahogo.


h) Particularmente los preceptos 821 a 826 de la indicada ley precisan las reglas relativas al desahogo de la prueba pericial, destacando que dicha prueba debe versar sobre cuestiones relativas a alguna ciencia, técnica o arte, que correrá a cargo de peritos, quienes deberán tener conocimientos al respecto y se ofrecerá indicando la materia sobre la que debe tratar, exhibiendo el cuestionario respectivo, con copia para cada una de las partes y que para su desahogo cada parte presentará a su perito el día de la audiencia correspondiente en la que, luego de protestar el cargo, rendirá el dictamen de que se trate.


i) El artículo 771 establece el principio de impulsión procesal, al exigir del órgano jurisdiccional que provea lo necesario para evitar que los juicios queden inactivos.


j) El diverso artículo 811 de la Ley Federal del Trabajo establece que si se objeta algún documento en contenido y firma o huella digital, las partes podrán ofrecer pruebas con respecto a las objeciones, las que se recibirán, si fueren procedentes, en la audiencia de desahogo de pruebas.


k) En la especie, es equivocada la determinación de la responsable al desechar la prueba pericial que la parte demandada ofreció a efecto de demostrar las objeciones que formuló en relación con la constancia de trabajo que la parte actora ofreció como prueba, al considerar que no se colmó lo previsto en el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo, es decir, que no se allegó el cuestionario respectivo sobre el cual versaría el desahogo de la prueba.


l) Al respecto, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se ha pronunciado en el sentido de que los artículos 780 y 823 de la Ley Federal del Trabajo no deben interpretarse de forma aislada, sino de manera sistemática y en armonía con el conjunto del que forman parte.


m) Luego, si las Juntas tienen obligación de tomar las medidas necesarias para lograr la mayor economía, concentración y sencillez del proceso, así como la de impulsarlo hasta su conclusión, lógico es que al amparo de esas finalidades surjan facultades que permitan renovar cualquier obstáculo que impida el desarrollo normal y culminación de los procesos, entre los que se debe contar la de desechar la prueba cuando no se ofrece conforme a derecho.


n) El desechamiento de la pericial no se debe limitar a los estrictos términos que expresa el ya citado artículo 779, sino que igual tratamiento se deduce de la interpretación sistemática y lógica de las disposiciones ya invocadas, particularmente el artículo 780 que impone al oferente la carga de aportar los elementos necesarios para desahogar la prueba que conviene a sus intereses, por lo cual es correcto concluir que las Juntas tienen atribuciones para desechar una prueba pericial que no se ofrezca con los requisitos previstos en la ley, como cuando no se exhibe el cuestionario a cuyo tenor debe desahogarse o cuando no se acompañan las copias para las partes.


o) Sin embargo, esta facultad de desechamiento debe ser ejercida respetando los principios y las reglas de la lógica, pues el desechamiento indiferenciado puede conducir a desatinos e incongruencias, como cuando la necesidad de ofrecer la pericial surge en el momento mismo de la audiencia, sin que el oferente haya tenido tiempo de elaborar el cuestionario y las copias respectivas.


p) La regla general prevista en los artículos 780 y 823 de la Ley Federal del Trabajo es que las pruebas deben ofrecerse acompañadas de los elementos necesarios para su desahogo y tratándose de la prueba pericial, deberá indicarse la materia sobre la que debe versar, exhibiendo el cuestionario respectivo, con copia para cada una de las partes.


q) Sin embargo, cuando en audiencia de conciliación, demanda y excepciones, ofrecimiento y admisión de pruebas, la parte actora ofrece la documental consistente en la constancia de trabajo para acreditar la existencia de la relación de trabajo, en ese instante la parte demandada tiene derecho a presentar objeciones con la prueba conducente, entre las que se encuentra la pericial.


r) Luego, si bien en términos del artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo, la demandada debe ofrecer la prueba pericial indicando la materia sobre la que debe versar, exhibiendo el cuestionario respectivo, en ese preciso momento la oferente de la prueba no tiene tiempo para preparar el cuestionario y las copias para las partes.


s) Luego, si en el momento de la audiencia a la parte demandada se le pone en conocimiento la constancia de trabajo y hace valer su derecho a objetar la prueba, ofreciendo la pericial sin acompañar los elementos con los cuáles debe acompañarla, la autoridad no debe desecharla, sino dar oportunidad para que cumpla con lo previsto en ley y aporte los elementos que complementen.


t) Además, existe obligación de la Junta de admitir la prueba pericial que se ofrezca, porque conforme al artículo 811 de la Ley Federal del Trabajo, si se objeta la autenticidad de un documento en cuanto a contenido y firma o huella digital, las partes podrán ofrecer pruebas con respecto a las objeciones, las que se recibirán en la audiencia de desahogo de pruebas.


u) Por tanto, este órgano colegiado considera que la Junta tiene obligación de proveer lo necesario para la preparación de la prueba pericial y, en consecuencia, en lugar de proceder a desecharla, debe requerir a la oferente que exhiba tales elementos dentro del términos genérico de tres días, atento a lo dispuesto por el artículo 735 de la Ley Federal del Trabajo y reanudar la audiencia de ley, pues no sería lógico exigir que la oferente de la prueba presente el cuestionario y sus copias al momento de ofrecer la prueba en audiencia, pues es precisamente en ese acto cuando tiene conocimiento de la existencia de documentos que ofrece su contraparte y tiene derecho a objetar en cuanto a contenido y firma.


v) Es aplicable por identidad jurídica de razón la jurisprudencia 2a./J. 217/2009, de esta Segunda Sala.


w) Consecuentemente, la Junta responsable incurrió en una violación al procedimiento que trascendió al resultado de fallo, pues si bien es cierto que el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo establece que la prueba pericial deberá ofrecerse indicando la materia sobre la que debe versar, exhibiendo el cuestionario respectivo, también lo es que conforme al diverso artículo 811, si se objeta la autenticidad de algún documento en cuanto a contenido, firma o huella digital, las partes podrán ofrecer pruebas con respecto a las objeciones que se recibirán si fueren procedentes, en la audiencia de desahogo de pruebas.


x) Si el artículo 811 de la Ley Federal del Trabajo faculta a las partes para que ofrezcan pruebas relacionadas con las objeciones que se hagan a los documentos presentados por su contraparte, es lógico entender que en esos supuestos, la Junta tiene obligación de proveer lo necesario para su desahogo, de tal suerte que si para ello es necesario el cuestionario conforme al cual deben dictaminar los peritos, lo procedente es que se requiera a la parte oferente para que lo exhiba.


y) Sostener lo contrario implicaría hacer nugatorio el derecho de las partes de ofrecer pruebas relacionadas con las objeciones que se hagan a los documentos en cuanto a su autenticidad.


z) Toda vez que el citado medio de convicción fue tomado en consideración por la responsable para tener por acreditada la existencia de la relación de trabajo, puesto que la misma fue negada por la patronal y como consecuencia de ello, se condenó al pago de las prestaciones exigidas, por lo que es inconcuso que ello trascendió al sentido del fallo.


C. Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito (actualmente Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito), al resolver el amparo directo 637/2018


16. Ese asunto tuvo su origen en los siguientes antecedentes:


a) Una persona reclamó, entre otras prestaciones, el pago de la indemnización constitucional como consecuencia del despido injustificado del que adujo fue objeto.


b) La empresa demandada negó el despido y se excepcionó en el sentido de que fue el propio operario quien renunció voluntariamente a su empleo.


c) Seguida la secuela procesal, la Junta responsable dictó laudo en el que absolvió del pago de la indemnización constitucional.


d) Inconformes, las partes promovieron juicio de amparo directo. En el promovido por la parte quejosa, el Tribunal Colegiado concedió el amparo a efecto de que la responsable llevara a cabo el desahogo de la prueba pericial ofrecida por la parte trabajadora en relación con el escrito de renuncia exhibido por el patrón.


17. En su ejecutoria, el Tribunal Colegiado(11) sostuvo, en lo que interesa:


a) Es fundado, aunque suplido en su deficiencia, el argumento relativo a que contrario a lo que consideró la autoridad responsable, él no renunció al empleo ni tampoco reconoció como suya la firma del escrito de renuncia, aunado a que tampoco recibió pago alguno por concepto de aguinaldo, vacaciones y prima vacacional proporcionales.


b) De las constancias se advierte que fueron vulnerados los derechos del quejoso en relación con la admisión de la prueba pericial en materia de grafoscopia.


c) Del sumario se desprende que en audiencia de ofrecimiento y admisión de pruebas celebrada el catorce de abril de dos mil dieciséis, la demandada ofreció la documental consistente en carta de renuncia voluntaria firmada por el trabajador, la cual fue objetada de falsa por la parte trabajadora al momento de la diligencia y ofreció la prueba pericial en materia de grafoscopia a cargo del perito que la responsable designara, manifestando que el trabajador carece de recursos económicos para sufragar los gastos generados con motivo del desahogo de dicha prueba.


d) La Junta responsable desechó la prueba pericial ofrecida por el actor, en virtud de no haber exhibido el interrogatorio respectivo.


e) El artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo otorga a las Juntas de conciliación la facultad de desechar la prueba pericial cuando se omitan los elementos necesarios para su desahogo, como en el caso lo es la exhibición del cuestionario.


f) Sin embargo, se advierten infringidas las reglas del procedimiento, lo que trascendió al resultado del fallo y dejo sin defensa al impetrante de amparo, pues si bien su representante no exhibió el cuestionario respectivo, lo cierto es que cuando dicha prueba se ofrece para objetar la autenticidad de un documento en cuanto a su contenido y firma, la Junta responsable debió requerirlo para que lo exhibiera.


g) Si la solicitud de perito por parte del hoy quejoso fue a reserva de que se admitiera o no la prueba documental ofrecida por su contraparte, consistente en la carta de renuncia signada por el trabajador, entonces fue incorrecto que la autoridad responsable desechara sin mayor trámite la solicitud planteada por aquél, con el argumento de que no exhibió el interrogatorio bajo el cual debería rendir su dictamen el perito respectivo.


h) La Junta actuó desacertadamente al desechar la prueba pericial en materia de grafoscopia ofertada por el actor, violándolas reglas del procedimiento en perjuicio del trabajador, trascendiendo al resultado de fallo.


i) Si bien el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo establece que la omisión del cuestionario da lugar a que el tribunal de trabajo no admita la prueba.


j) Sin embargo, toda vez que la prueba se ofreció con la finalidad de objetar la autenticidad de la carta renuncia presentada por el demandado, en cuanto a su contenido y firma, cuyo conocimiento tuvo el oferente en la audiencia de ofrecimiento y admisión de pruebas, la Junta responsable tiene la obligación de admitir la prueba, pues el artículo 811 de la citada ley establece que las partes pueden ofrecer pruebas en relación con sus objeciones, las que se recibirán en audiencia de desahogo.


k) Por tanto, en esos casos, la Junta tiene la obligación de proveer lo necesario para su desahogo, en el caso, debió requerir al oferente de la prueba para que lo exhibiera.


l) Es aplicable lo considerado por esta Segunda Sala en la jurisprudencia 2a./J. 217/2009, de rubro: "PRUEBA PERICIAL RELACIONADA CON EL ESCRITO DE RENUNCIA DE LA PARTE TRABAJADORA EXHIBIDO EN LA AUDIENCIA EN EL PROCEDIMIENTO LABORAL. NO DEBE DESECHARSE AUN CUANDO NO SE EXHIBAN EL CUESTIONARIO Y LAS COPIAS RESPECTIVAS."


m) En consecuencia, concedió el amparo a efecto de que la Junta responsable reponga el procedimiento y requiera al trabajador a efecto de que exhiba el cuestionario bajo el cual el perito que se le designe deberá rendir su dictamen.


IV.2. Segundo requisito: punto de toque y diferendo en los criterios interpretativos


18. Esta Segunda Sala considera que el segundo requisito también queda cumplido en el presente caso, pues los tribunales contendientes utilizaron su arbitrio judicial sobre el mismo problema jurídico.


19. En principio, conviene puntualizar que los Tribunales Colegiados analizaron, respectivamente, un amparo directo en el que analizaron la determinación de una Junta laboral, de desechar la prueba pericial ofrecida por una de las partes, con el propósito de demostrar la objeción formulada en relación con la autenticidad de la firma correspondiente a la documental ofrecida por la parte contraria.


20. Al respecto, el Tribunal Colegiado en Materias Penal y de Trabajo del Octavo Circuito estimó que si bien el actor objetó la autenticidad de contenido y firma de los recibos de pago que la parte patronal ofreció como medio de prueba, la prueba pericial que propuso para demostrar su objeción fue desechada por la autoridad responsable en virtud de que el oferente no ofreció el cuestionario, proceder que el tribunal de amparo estimó correcto, en virtud de que consideró que el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo, en su texto reformado el treinta de noviembre de dos mil doce, es claro al establecer que la omisión de exhibir el cuestionario, dará lugar a que la Junta no admita la prueba, sin contemplar excepción alguna.


21. El Tribunal Colegiado señaló que si bien esta Segunda Sala en la jurisprudencia 2a./J. 217/2009, estimó que la prueba pericial relacionada con el escrito de renuncia no debe desecharse, aun cuando no se exhiba el cuestionario y las copias respectivas, lo cierto es que dicho criterio fue emitido en relación con la interpretación de texto anterior del artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo.


22. Por su parte, el Tercer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo del Décimo Primer Circuito analizó un juicio laboral en el que la Junta laboral desechó la prueba pericial que la parte patronal ofreció a efecto de demostrar la objeción que formuló en relación con la prueba consistente en una constancia de trabajo que la parte trabajadora exhibió a efecto de demostrar la existencia de la relación de trabajo.


23. El tribunal estimó que el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo no debe interpretarse de manera aislada, sino sistemáticamente con los diversos artículos 779 y 780 del mencionado ordenamiento legal, conforme a los cuáles, si bien la Junta laboral puede desechar la prueba pericial cuando no se ofrezca acompañada de los requisitos previstos en ley, dicha facultad debe ejercerse atendiendo a los principios y reglas de la lógica.


24. Por tanto, cuando en audiencia de conciliación, demanda y excepciones, ofrecimiento y admisión de pruebas, la parte actora ofrece como prueba una constancia de trabajo, en ese instante la parte demandada tiene derecho a formular sus objeciones y ofrecer la pericial sin acompañar el cuestionario respectivo para su desahogo, la autoridad no debe desecharla, sino dar oportunidad para que cumpla con lo previsto en ley y aporte los elementos que la complementen.


25. Similar criterio sostuvo el Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito al sostener que si bien el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo establece que la Juntas tienen la facultad de desechar la prueba pericial cuando se omitan los elementos necesarios para su desahogo, como en el caso es la exhibición del cuestionario, cuando dicha prueba se ofrece para objetar la autenticidad de un documento en cuanto a su contenido y firma, la Junta debe requerir al oferente para que lo exhibiera.


26. En el asunto que el Tribunal Colegiado analizó, fue en la audiencia de ofrecimiento y pruebas donde el actor tuvo conocimiento de la carta renuncia que exhibió la parte patronal, la objetó en contenido y firma y ofreció la prueba pericial. Por tanto, concluyó que la Junta tenía la obligación de admitir la prueba, en tanto que el artículo 811 de la ley laboral establece que las partes pueden ofrecer pruebas relacionadas con sus objeciones y que éstas se recibirán en audiencia de desahogo.


27. De lo anterior se desprende que los tribunales sostuvieron posturas contradictorias en relación con un mismo punto jurídico, pues por un lado, el Tribunal Colegiado en Materias Penal y de Trabajo del Octavo Circuito estimó que cuando en audiencia de ofrecimiento y admisión de pruebas una de las partes omite exhibir el cuestionario relativo a la prueba pericial que ofrece, con el propósito de demostrar las objeciones que formuló en relación alguna documental exhibida por su contraparte, la Junta debe desechar el mencionado medio de convicción, de conformidad con lo que establece el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo.


28. En cambio, el Tercer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo del Décimo Primer Circuito y el Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito, estimaron que cuando la prueba pericial se ofrece con el fin de demostrar la objeción a la autenticidad de un documento en cuanto a contenido y firma, la Junta responsable debe requerirlo para que lo exhiba.


29. Los tribunales estimaron que si bien el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo establece que la omisión de exhibir el cuestionario relativo a la prueba pericial da lugar a que el tribunal de trabajo no admita la prueba, en el caso en que dicha prueba se ofrece para acreditar la objeción formulada en relación con una documental, de cuyo conocimiento el oferente tiene conocimiento en audiencia de ofrecimiento y admisión de pruebas, la Junta tiene obligación de requerir al oferente para que exhiba el cuestionario, en virtud de que el artículo 811 del mencionado ordenamiento legal establece que las partes pueden ofrecer pruebas en relación con sus objeciones, las que se recibirán en audiencia de desahogo.


30. En ese sentido, la discrepancia entre las posturas sustentadas por los Tribunales Colegiados consiste en determinar si en los casos en que en etapa de ofrecimiento y recepción de pruebas en el juicio ordinario laboral, una de las partes ofrece una prueba documental que es objetada en autenticidad de firma por su contraria y esta ofrece como medio de convicción para demostrar sus objeciones la prueba pericial, sin exhibir el cuestionario para su desahogo, la Junta laboral debe requerir a este para que lo exhiba o bien, dicha omisión da lugar a que dicha prueba no se admita.


31. Además, las posturas sustentadas por los Tribunales Colegiados se apoyan en la interpretación del artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo, en su texto vigente con motivo del Decreto que reformó el citado ordenamiento, publicado en el Diario Oficial de la Federación el treinta de noviembre de dos mil doce, vigente al día siguiente.


IV.3. Tercer requisito: elementos constitutivos de la hipótesis y surgimiento de la pregunta que detona la procedencia de la contradicción


32. Es posible concluir que los criterios de los tribunales contendientes reflejan una discrepancia relacionada con la admisión de la prueba pericial que se ofrece a efecto de demostrar las objeciones relacionadas con la prueba documental que la contraparte del oferente exhibió. En específico, si en los casos en que, en audiencia de ofrecimiento y admisión de pruebas, una de las partes ofrece la prueba pericial con el fin de demostrar sus objeciones relacionadas con la autenticidad de una prueba documental ofrecida por la parte contraria, sin exhibir el cuestionario necesario para su desahogo, la Junta del conocimiento debe requerirle para que lo exhiba o bien determinar si lo conducente es no admitirla.


33. En virtud de lo anterior, la pregunta a responder para solucionar la presente contradicción es: ¿La Junta laboral debe tener por no admitida la prueba pericial que se ofrece sin la exhibición del cuestionario en aquellos casos en que, estando en etapa de ofrecimiento y admisión de pruebas, el mencionado medio de convicción se ofrece con el fin de demostrar las objeciones formuladas en relación con la autenticidad de la prueba documental ofrecida por la parte contraria?


V.C. que debe prevalecer


34. En principio, conviene puntualizar que los tribunales contendientes analizaron el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo, en su texto vigente a partir de la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el treinta de noviembre de dos mil doce, así como en la jurisprudencia 2a./J. 217/2009,(12) en la que esta Segunda Sala analizó el citado precepto legal, en su texto anterior a la mencionada reforma.


35. A efecto de analizar el punto de contradicción, es necesario puntualizar que el texto anterior del artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo establecía


"Artículo 823. La prueba pericial deberá ofrecerse indicando la materia sobre la que deba versar, exhibiendo el cuestionario respectivo, con copia para cada una de las partes."


36. En relación con el citado precepto legal, al resolver la contradicción de tesis 391/2009,(13) esta Segunda Sala consideró que si bien por regla general las pruebas deben exhibirse acompañadas de los elementos necesarios para su desahogo, y tratándose de la pericial, deberá ofrecerse indicando la materia sobre la que versará, exhibiendo el cuestionario respectivo, con copia para cada una de las partes, teniendo las Juntas atribuciones para desecharla cuando se ofrece sin los indicados elementos para su desahogo. Sin embargo, dicha facultad de la autoridad debe ejercerse respetando los principios que rigen el procedimiento laboral y las reglas de la lógica, pues el desechamiento indiferenciado puede conducir a desatinos o inconsecuencias, como en aquellos casos en que la necesidad de ofrecer la pericial surge en el momento mismo de la audiencia, sin que el oferente haya tenido oportunidad de elaborar el cuestionario y acompañar las copias respectivas, de donde deriva una excepción a la regla general.


37. Las consideraciones que dieron origen a dicha conclusión, en esencia, son las siguientes:


• La regla general prevista en los artículos 780 y 823 de la Ley Federal del Trabajo, es que las pruebas deben ofrecerse acompañadas de los elementos necesarios para su desahogo, y tratándose de la prueba pericial deberá indicarse la materia sobre la que debe versar, exhibiendo el cuestionario respectivo, con copia para cada una de las partes.


• Sin embargo, cuando la parte patronal demandada ofrece en la audiencia de conciliación, demanda y excepciones, ofrecimiento y admisión de pruebas, la documental consistente en el escrito de renuncia para acreditar sus excepciones, y en ese instante la parte trabajadora conoce su contenido, tiene derecho a presentar objeciones con prueba conducente, entre las cuales se encuentra la pericial, que si bien, en términos del artículo 823 de la invocada ley, la debe ofrecer indicando la materia sobre la que deba versar, exhibiendo el cuestionario respectivo, con copia para cada una de las partes, siguiendo la lógica, se concluye que en ese preciso momento la oferente de la prueba no tiene tiempo para preparar el cuestionario y las copias respectivas para las partes.


• Son aplicables las consideraciones de la jurisprudencia 4a./J. 18/91 de la entonces Cuarta Sala de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación.


• Luego, si en el momento mismo de la audiencia a la parte trabajadora se le pone en conocimiento el escrito de su renuncia y hace valer su derecho a objetar la prueba, desde luego ofreciendo la pericial sin acompañar en ese instante en que se desarrolla el procedimiento oral, los elementos con los cuales debe acompañar la prueba, la autoridad no debe desecharla por el contrario debe dar oportunidad a la parte actora para que cumpla con lo previsto en la ley y aporte los elementos que la complementen, es decir, otorgarle tiempo para que pueda elaborar el cuestionario y presentar las copias respectivas.


• Además, existe obligación por parte de la Junta de admitir la prueba pericial que se ofrezca conforme al artículo 811 de la Ley Federal del Trabajo, que establece que si se objeta la autenticidad de un documento en cuanto a su contenido y firma o huella digital, las partes podrán ofrecer pruebas con respecto a las objeciones, las que se recibirán en la audiencia de desahogo de pruebas.


• Por tanto, en esos casos de excepción a la regla general la Junta tiene obligación de proveer lo necesario para la preparación de la prueba pericial y, en consecuencia, en lugar de proceder a desecharla debe requerir a la oferente exhiba tales elementos dentro del término genérico de tres días, atento lo dispuesto por el artículo 735 de la Ley Federal del Trabajo.


38. Las consideraciones anteriores dieron origen a la jurisprudencia 2a./J. 217/2009,(14) de rubro: "PRUEBA PERICIAL RELACIONADA CON EL ESCRITO DE RENUNCIA DE LA PARTE TRABAJADORA EXHIBIDO EN LA AUDIENCIA EN EL PROCEDIMIENTO LABORAL. NO DEBE DESECHARSE AUN CUANDO NO SE EXHIBAN EL CUESTIONARIO Y LAS COPIAS RESPECTIVAS."


39. El texto del artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo, reformado mediante decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el treinta de noviembre de dos mil doce, es del tenor siguiente:


"Artículo 823. La prueba pericial deberá ofrecerse indicando la materia sobre la que deba versar, exhibiendo el cuestionario respectivo, con copia para cada una de las partes. La omisión del cuestionario dará lugar a que la Junta no admita la prueba."


40. Ahora, si bien el citado precepto legal establece expresamente que la omisión del cuestionario relativo a la prueba pericial dará lugar a que la Junta no admita la prueba, lo cierto es que, al igual que lo consideró esta Segunda Sala al resolver la contradicción de tesis 391/2009, su interpretación debe realizarse atendiendo los principios de economía, concentración y sencillez que rigen el procedimiento laboral,(15) así como a las reglas de la lógica.


41. Ello, porque la aplicación indiferenciada del citado precepto puede conducir a desatinos o inconsistencias, como en aquellos casos en que la necesidad de ofrecer la pericial surge en el momento mismo de la audiencia, sin que el oferente haya tenido oportunidad de elaborar el cuestionario y acompañar las copias respectivas, de donde deriva una excepción a la regla general.


42. Sin que obste a lo anterior el hecho de que en la exposición de motivos(16) relativa a la iniciativa que dio origen al texto vigente del citado precepto legal, se haya establecido que uno de los objetivos de esa reforma fue propiciar mayor celeridad en el trámite del procedimiento ordinario y evitar el diferimiento de las audiencias.


43. Ello porque si bien podría considerarse que el propósito del legislador, al modificar el texto del artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo y establecer que la omisión en la exhibición del cuestionario relativo a la prueba pericial dará lugar a la no admisión de la prueba, fue la de impulsar la celeridad en el desarrollo del proceso laboral, lo cierto es que no podría considerarse que dicha hipótesis legal deba aplicarse indiferenciada e indiscriminadamente, incluyendo aquellos casos en los que la necesidad de ofrecer la prueba pericial surge al momento de la audiencia de ofrecimiento de pruebas.


44. Por el contrario, el propio legislador contempló que existen supuestos en que, aun habiendo pasado la etapa de ofrecimiento de pruebas, las partes se encuentran en aptitud de ofrecer nuevas pruebas, siempre que se encuentren relacionadas por su contraparte o que se encuentren orientadas a demostrar sus objeciones.


45. Ello, en tanto que el artículo 880(17) de la Ley Federal del Trabajo, entre otras cosas, establece: a) las pruebas ofrecidas por las partes deben estar relacionadas con los hechos controvertidos cuando no hayan sido confesados por las partes;(18) b) al iniciar la audiencia, la parte actora ofrecerá sus pruebas y posteriormente lo hará el demandado, quien además podrá objetar las de su contrario y éste a su vez las de aquél; y, c) las partes pueden ofrecer nuevas pruebas, siempre que se relacionen con las ofrecidas por la contraparte, así como las que tiendas a justificar sus objeciones a las mismas, en tanto no se haya cerrado la audiencia, y por una sola vez.


46. Además, el diverso artículo 811,(19) de la ley laboral establece que en los casos en que un documento se objete en cuanto a contenido, firma o huella digital, las partes podrán ofrecer pruebas de sus objeciones, las que se recibirán si fueren procedentes, en la audiencia de desahogo de pruebas.


47. Por tanto, si bien el artículo 780 de la ley laboral dispone que las pruebas deben ofrecerse acompañadas de todos los elementos necesarios para su desahogo y el diverso artículo 823 señala expresamente que la omisión de exhibir el cuestionario relativo al desahogo de la prueba pericial ocasionara su no admisión, dicha hipótesis no debe aplicarse indiferenciada e indiscriminadamente, en tanto que la propia ley autoriza a las partes a ofrecer los medios de prueba tendientes a acreditar sus objeciones a la autenticidad de los documentos exhibidos por su contraria.


48. En ese sentido, en los casos en que al momento de la audiencia una de las partes hace valer su derecho a objetar en autenticidad de contenido, firma, o huella digital las pruebas documentales presentadas por su contraparte, ofreciendo la pericial sin acompañar en ese instante el cuestionario respetivo, la autoridad no debe desecharla por el contrario debe dar oportunidad al oferente de la pericial para que cumpla con lo previsto en la ley y aporte los elementos que la complementen, es decir, otorgarle tiempo para que pueda elaborar el cuestionario y presentar las copias respectivas.


49. Esto es, en esos casos de excepción a la regla general la Junta tiene obligación de proveer lo necesario para la preparación de la prueba pericial y, en consecuencia, en lugar de proceder a desecharla debe requerir a la oferente para que exhiba tales elementos dentro del término genérico de tres días, atento lo dispuesto por el artículo 735 de la Ley Federal del Trabajo.


50. En atención a las relatadas consideraciones, debe prevalecer con carácter de jurisprudencia el criterio siguiente:




Hechos: Los Tribunales Colegiados de Circuito contendientes analizaron si en los casos en que durante el desarrollo de la audiencia de ofrecimiento y desahogo de pruebas, una de la partes en el juicio laboral ofrece la prueba pericial con el propósito de demostrar sus objeciones formuladas en relación con una prueba documental de su contraparte, sin exhibir el cuestionario respectivo, la Junta laboral debe tener por no admitida la prueba, atendiendo al texto del artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo, o bien, si debe prevenir al oferente para que lo exhiba.


Criterio jurídico. La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación decide que en los casos en que al momento de la audiencia una de las partes hace valer su derecho a objetar en autenticidad de contenido, firma, o huella digital las pruebas documentales presentadas por su contraparte, ofreciendo la pericial sin acompañar en ese instante el cuestionario respectivo, la autoridad no debe desecharla, por el contrario, debe dar oportunidad al oferente de la pericial para que cumpla con lo previsto en la ley y aporte los elementos que la complementen, es decir, otorgarle tiempo para que pueda elaborar el cuestionario y presentar las copias respectivas.


Justificación. Si bien el artículo 823 de la Ley Federal del Trabajo, en su texto vigente a partir del 1 de diciembre de 2012 y anterior a la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 1 de mayo de 2019, establece expresamente que la misión de exhibir el cuestionario relativo al desahogo de la prueba pericial dará lugar a que la Junta no admita la prueba, lo cierto es que su interpretación debe realizarse atendiendo a los principios de economía, concentración y sencillez en el proceso, así como a las reglas de la lógica, pues atendiendo a que los artículos 811 y 880, fracción II, del mencionado ordenamiento, autorizan a las partes a ofrecer pruebas en relación con las objeciones a las pruebas de su contraparte, se concluye que en los casos en que al momento de la audiencia de ofrecimiento y admisión de pruebas, una de las partes hace valer su derecho a objetar en autenticidad de contenido, firma o huella digital alguna de las pruebas documentales de su contraparte, ofreciendo la pericial sin acompañar en ese instante el cuestionario respectivo, la autoridad no debe desecharla, sino que debe dar oportunidad al oferente de la prueba pericial para que elabore el cuestionario respectivo.


Por lo expuesto y fundado,


SE RESUELVE:


PRIMERO.—Existe contradicción de tesis denunciada entre el criterio sustentado por el Tribunal Colegiado en Materias Penal y de Trabajo del Octavo Circuito, el Tercer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo del Décimo Primer Circuito y el Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito, actual Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito.


SEGUNDO.—Debe prevalecer con carácter de jurisprudencia, el criterio sustentado por esta Segunda Sala, en los términos precisados en la presente resolución.


TERCERO.—P. la tesis de jurisprudencia que se sustenta en la presente resolución en términos del artículo 220 de la Ley de Amparo.


N.; con testimonio de la presente resolución, y en su oportunidad archívese el expediente como asunto concluido.


Así lo resolvió la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación por unanimidad de cinco votos de los Ministros A.P.D., L.M.A.M., J.F.F.G.S., J.L.P. (ponente) y presidenta Y.E.M..


Nota: La tesis de jurisprudencia P./J. 16/2018 (10a.) citada en esta sentencia, también aparece publicada en el Semanario Judicial de la Federación del viernes 8 de junio de 2018 a las 10:14 horas.








________________

4. Tesis jurisprudencial P./J. 72/2010, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, T.X., agosto de 2010, página 7.


5. Tesis aislada P. XLVII/2009, visible en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XXX, julio de 2009, página 67.


6. Tesis jurisprudencial P./J. 3/2010 del Tribunal Pleno, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XXXI, febrero de 2010, página 6 y registro digital: 165306.


7. Cfr. Contradicción de tesis 238/2015, fallada el siete de enero de dos mil dieciséis por unanimidad de once votos de los Ministros G.O.M., C.D., L.R., F.G.S., Z.L. de L., P.R., P.H. en contra de las consideraciones, M.M.I., L.P., P.D. y presidente A.M..


8. Visible en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, T.X., abril de 2001, página 77, registro digital: 189998, de texto: "Los artículos 107, fracción XIII, de la Constitución Federal, 197 y 197-A de la Ley de Amparo establecen el procedimiento para dirimir las contradicciones de tesis que sustenten los Tribunales Colegiados de Circuito o las S. de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El vocablo ‘tesis’ que se emplea en dichos dispositivos debe entenderse en un sentido amplio, o sea, como la expresión de un criterio que se sustenta en relación con un tema determinado por los órganos jurisdiccionales en su quehacer legal de resolver los asuntos que se someten a su consideración, sin que sea necesario que esté expuesta de manera formal, mediante una redacción especial, en la que se distinga un rubro, un texto, los datos de identificación del asunto en donde se sostuvo y, menos aún, que constituya jurisprudencia obligatoria en los términos previstos por los artículos 192 y 193 de la Ley de Amparo, porque ni la Ley Fundamental ni la ordinaria establecen esos requisitos. Por tanto, para denunciar una contradicción de tesis, basta con que se hayan sustentado criterios discrepantes sobre la misma cuestión por S. de la Suprema Corte o Tribunales Colegiados de Circuito, en resoluciones dictadas en asuntos de su competencia."


9. Gaceta del Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, Número 83, noviembre de 1994, página 35 y registro digital: 205420. El texto de la tesis es el siguiente: "Para la procedencia de una denuncia de contradicción de tesis no es presupuesto el que los criterios contendientes tengan la naturaleza de jurisprudencias, puesto que ni el artículo 107, fracción XIII, de la Constitución Federal ni el artículo 197-A de la Ley de Amparo, lo establecen así."


10. Consultada en el Sistema Integral de Seguimiento de Expedientes, que constituye un hecho notorio de conformidad con la jurisprudencia de rubro: "HECHOS NOTORIOS. TIENEN ESE CARÁCTER LAS VERSIONES ELECTRÓNICAS DE LAS SENTENCIAS ALMACENADAS Y CAPTURADAS EN EL SISTEMA INTEGRAL DE SEGUIMIENTO DE EXPEDIENTES (SISE)." [Décima Época. Registro digital: 2017123. Instancia: Pleno. T. de tesis: jurisprudencia. Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación, Libro 55, junio de 2018, Tomo I, materia común, tesis P./J. 16/2018 (10a.), página 10, con número de registro digital: 2017123 . Ejecutoria consultada en virtud de que las copias remitidas por el Tribunal Colegiado relativas a la ejecutoria que pronunció se encuentran incompletas].


11. Consultada en el Sistema Integral de Seguimiento de Expedientes, que constituye un hecho notorio de conformidad con la jurisprudencia de rubro: "HECHOS NOTORIOS. TIENEN ESE CARÁCTER LAS VERSIONES ELECTRÓNICAS DE LAS SENTENCIAS ALMACENADAS Y CAPTURADAS EN EL SISTEMA INTEGRAL DE SEGUIMIENTO DE EXPEDIENTES (SISE)." [Décima Época. Registro digital: 2017123. Instancia: Pleno. T. de tesis: jurisprudencia. Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación, Libro 55, junio de 2018, Tomo I, materia común, tesis P./J. 16/2018 (10a.), página 10, con número de registro digital: 2017123. Ejecutoria consultada en virtud de que las copias remitidas por el Tribunal Colegiado relativas a la ejecutoria que pronunció se encuentran incompletas].


12. Registro digital: 165432. Instancia: Segunda Sala. Novena Época. Materia laboral. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XXXI, enero de 2010, página 311, tipo: jurisprudencia.


13. Fallada en sesión de dieciocho de noviembre de dos mil nueve, por unanimidad de cuatro votos de los Ministros G.D.G.P., S.S.A.A., M.B.L.R. y J.F.F.G.S.. Ausente el M.M.A.G..


14. Registro digital: 165432. Instancia: Segunda Sala. Novena Época. Materia laboral. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XXXI, enero de 2010, página 311, T.: jurisprudencia.


15. "Artículo 685. El proceso del derecho del trabajo será público, gratuito, inmediato, predominantemente oral y se iniciará a instancia de parte. Las Juntas tendrán la obligación de tomar las medidas necesarias para lograr la mayor economía, concentración y sencillez del proceso.

"Cuando la demanda del trabajador sea incompleta, en cuanto a que no comprenda todas las prestaciones que de acuerdo con esta ley deriven de la acción intentada o procedente, conforme a los hechos expuestos por el trabajador, la Junta, en el momento de admitir la demanda, subsanará ésta. Lo anterior sin perjuicio de que cuando la demanda sea obscura o vaga se proceda en los términos previstos en el artículo 873 de esta ley."


16. "39. Modificar la estructura de la primera audiencia en el procedimiento ordinario, para que sólo sea de: conciliación, demanda y excepciones y, una segunda audiencia, de ofrecimiento y admisión de pruebas. Con ello se propicia mayor celeridad en el trámite del procedimiento ordinario y se erradican prácticas de simulación que retardan el procedimiento, como el diferimiento de la audiencia en más de una ocasión, con el pretexto de la celebración de pláticas conciliatorias."


17. "Artículo 880. La audiencia de ofrecimiento y admisión de pruebas se desarrollará conforme a lo dispuesto en el último párrafo del artículo 875 de esta ley y de acuerdo con las normas siguientes:

(Reformada, D.O.F. 4 de enero de 1980)

"I. El actor ofrecerá sus pruebas en relación con los hechos controvertidos. Inmediatamente después el demandado ofrecerá sus pruebas y podrá objetar las de su contraparte y aquél a su vez podrá objetar las del demandado;

(Reformada, D.O.F. 30 de noviembre de 2012)

"II. Las partes podrán ofrecer nuevas pruebas, siempre que se relacionen con las ofrecidas por la contraparte, así como las que tiendan a justificar sus objeciones a las mismas, en tanto no se haya cerrado la audiencia, y por una sola vez."


18. "Artículo 777. Las pruebas deben referirse a los hechos controvertidos cuando no hayan sido confesados por las partes."


19. "Artículo 811. Si se objeta la autenticidad de algún documento en cuanto a contenido, firma o huella digital; las partes podrán ofrecer pruebas con respecto a las objeciones, las que se recibirán, si fueren procedentes, en la audiencia de desahogo de pruebas a que se refiere el artículo 884 de esta ley."

Esta sentencia se publicó el viernes 19 de noviembre de 2021 a las 10:30 horas en el Semanario Judicial de la Federación.

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR