El derecho de propiedad sobre un cadáver

AutorSantiago Horacio Chouciño
CargoEstudiante de la licenciatura en derecho en la Universidad Panamericana
Páginas62-65
62 abogacía Abril 2021
[ Nuevos talentos ]
E

cupación para el ser humano y, por lo tanto, ha sido

religión, la política y la ciencia, entre muchos otros.
La incertidumbre acerca de si encontraremos vida después de
la muerte alimenta la necesidad del ser humano de otorgar
sentido a su existencia.
Esta incertidumbre a la que nos referimos ha conllevado
la formación de diferentes concepciones sobre el cadáver a lo
largo de la historia que, como consecuencia, ha sido venerado
y considerado de diferentes formas, además de atribuírsele
  
impresionantes pirámides egipcias a los ritos de sepultura de
las culturas prehispánicas, e incluso hasta las ideas recientes
de criogenización, la preservación del cadáver ha sido obje-
to de las inquietudes del ser humano respecto de qué sucede
una vez que fallecemos.

persona había muerto no permitió la disposición del cadáver
y menos la dación de éste. En nuestro país, históricamente
el devenir del cadáver ha ido de la mano de los ideales de la
religión católica y, por ende, el pensamiento habitual consistía
en que las personas debían ser sepultadas en lugares adecuados
para el descanso espiritual, ya fuera un cementerio, un nicho
familiar o los terrenos de la Iglesia.
A partir de la década de 1960 se introdujeron los trasplantes
de órganos dentro de los procedimientos aceptados en la práctica
médica, lo que provocó que los cánones establecidos para la
disposición del cuerpo humano resultaran cuestionados y, a su
vez, motivaran cambios sustanciales en la legislación nacional.
Los cambios señalados se introdujeron por primera vez
en el reglamento del Código Sanitario del 27 de octubre de
1976; posteriormente se ampliaron y se incorporaron a la
nueva Ley General de Salud de febrero de 1984 y a la Norma
Técnica 323 para la Disposición de Órganos y Tejidos de Seres
Humanos con Fines Terapéuticos del 14 de noviembre de 1988;
por último, se trasladaron a la vigente Ley General de Salud
del 28 de abril de 2000 en su título decimocuarto, “Control
sanitario de las donaciones y trasplantes de órganos, tejidos
y células de seres humanos”.
Naturaleza jurídica del cadáver a la luz del derecho mexicano
Importancia de la determinación de la naturaleza jurídica del
cadáver
Es importante distinguir si el cadáver es considerado un bien o
una cosa, ya que la legislación mexicana en algunas ocasiones

   
incorrecto y puede generar confusiones.
Distinción entre cosa y bien
En primer término, debemos entender por cosa, lato sensu,
todo aquel ente material que existe en la realidad exterior,
que es o no susceptible de apropiación y, en este último caso, que
tiene la posibilidad de devenir en el objeto indirecto de un
acto jurídico.
Las cosas, stricto sensu, conocidas generalmente como
bienes, se distinguen en que tienen la posibilidad de apropia-
ción.
El derecho de
propiedad sobre
un cadáver
Santiago Horacio Chouciño Brindis

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR