Un boceto sobre el martirio de San Sebastián de Leonardo Da Vinci crea una batalla judicial en Francia

Fecha de publicación06 Julio 2021
AutorAFP
Foto: AFP.

Es una obra que cabe en un bolsillo, pero que vale millones de euros. La venta de un dibujo que muestra el martirio de San Sebastián, atribuido a Leonardo da Vinci, descubierto en Francia en 2016, es objeto de una feroz disputa judicial.

La obra del maestro renacentista durmió en una caja durante 57 años, sin que nadie sospechara la identidad de su autor.

Su dueño, Jean B., un médico francés jubilado, lo había recibido como regalo de su padre en 1959, entre una docena de otros dibujos, cuando realizó su residencia en un hospital de París.

Pero el joven, más amante del rock que de las bellas artes, lo dejó en un rincón y se olvidó de él durante años. Hasta que, al mudarse en 2016, decidió confiar los dibujos a la casa de subastas Tajan para que los evaluara.

El boceto llamó de inmediato la atención de Thaddée Prate, director del departamento de pinturas antiguas de Tajan, y fue estimado inicialmente en entre 20,000 y 30,000 euros (entre 23,000 y 35,000 dólares al tipo de cambio actual).

Posteriormente, el experto Patrick de Bayser, solicitado por Tajan, concluyó que el dibujo fue realizado por Da Vinci. La autentificación fue confirmada por la gran especialista de las obras del gran maestro florentino, Carmen C. Bambach, del Metropolitan Museum de Nueva York.

La obra fue estimada entonces en entre 8 a 12 millones de euros (9.5 a 14 millones de dólares al tipo de cambio actual).

Rápidamente, Francia la clasificó tesoro nacional, lo que prohíbe su exportación y da al ministerio de Cultura francés un plazo de 30 meses para adquirirlo para ser expuesto en el museo del Louvre.

Mandato revocado

En 2019 el ministerio le ofreció a Jean B. 10 millones de euros (unos 12 millones de dólares), pero éste los rechazó ya que una nueva evaluación estimó la obra en 15 millones de euros (unos 18 millones de dólares). Al no poder reunir esta suma, el Estado renunció a adquirirla.

A partir de entonces, se abrió un agrio pulso.

El propietario, ya octogenario, pidió un certificado de exportación para poder vender el dibujo en el extranjero, pero el ministerio de Cultura se negó una vez más, argumentando que el dibujo podría haber sido robado y que se había presentado una denuncia a finales de 2020.

"La forma en que (la ministra francesa de Cultura) Roselyne Bachelot ha gestionado este caso es catastrófica", dijo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR