Sobre 'En bas'

AutorTeresa del Conde

Como dice Jean Shüster a propósito de la edición de En bas por Henri Parissot; en diversas épocas y en tiempos distintos, la locura fue considerada inefable. A propósito de esa "valoración" podríamos recordar a William Blake, considerado como visionario más que como sujeto que padecía alucinaciones. A Blake se le aparecía Dios y Blake lo miraba tras una ventana.

William James, uno de los astros de la psicología moderna calificó las crisis psicóticas como "cualidades de conversión" (yo me imagino que eso se análoga a lo que le sucedió a San Pablo cuando iba camino de Damasco). William James encontró que las crisis ocurren cuando la persona experimenta presión intensa (insoportable) en el entorno de la vida cotidiana tanto como en su mente. Sucede entonces que lo que él llama "campo subliminal de conciencia" presenta inicialmente los primeros síntomas de crisis, arrojando como comportamiento experiencias transformativas y a la vez transformaciones de la conciencia.

Por razones de nacionalidad, aunque no de contemporaneidad, al evocar la crisis de Leonora Carrington recuerdo la de John Thomas Perceval (1803-1876), hijo de Sir Spencer Perceval, el Prime Minister de Jorge III. John Thomas fue esmeradamente educado en Oxford, su familia era aristócrata y poderosa. Hacia los 28 años empezó a centrar toda su atención en su propio desarrollo espiritual y con ese objeto practicó ejercicios de trascendencia e iluminación. No es improbable que se haya procurado estados alterados de conciencia, tal y como los surrealistas hicieron mucho tiempo después, pero no realizó esto en la medida y con el control con el que lo hizo, por ejemplo, Henri Michaux. Tantos cambios de personalidad presentó John Thomas en un momento dado, que fue encerrado en un manicomio, se suponía que de por vida, porque ni en ese tiempo, ni en el que le tocó vivir mucho después a Leonora, se sabía que las crisis remiten: un diagnóstico de esquizofrenia (la palabra, como tal, se le debe a Bleuler y se usa desde 1911). Tenía carácter radical. Existía la creencia de que la crisis era irrefutable, para toda la vida.

John Thomas Perceval escribió sobre sus estados mentales, pero no llegó a ver la publicación en vida, porque se editó mucho después. Logró salir del hospital a los tres años de internamiento, debido a su férrea voluntad de mostrarse sano, y fue entonces que comenzó a escribir, con gran lucidez y honestidad.

Su crisis dio los primeros síntomas durante un viaje a Escocia, donde adquirió la facultad de discernir y de identificar a los espíritus que hablaban a través...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR