La autoridad responsable en el juicio de amparo

AutorJuan de Dios Castro Lozano
Páginas199-227
III. LA AUTORIDAD RESPONSABLE
EN EL JUICIO DE AMPARO
I.- La determinación legal del concepto de autoridad responsable.
II.-Adecuación evolutiva del concepto en el tiempo. III.- Los organis-
mos descentralizados como autoridades responsables: A) Cuándo y
en qué casos asumen tal carácter; B) Referencia a casos especiales;
C) El caso específico de la Procuraduría Federal del Consumidor.
IV.- La autoridad responsable en el proyecto de la nueva Ley de Amparo.
I. L
A DETERMINACIÓN LEGAL DEL CONCEPTO
DE
AUTORIDAD RESPONSABLE
El juicio de amparo, obra vigorosa del pensamiento jurídi-
co mexicano, ciertamente se ha consolidado en la actuali-
dad como una institución procesal que se inspira en el inte-
rés primordial de proteger al gobernado contra todo acto de
autoridad que, en detrimento o menoscabo de sus derechos,
se manifieste en contravención de una garantía individual,
en la transgresión de alguna garantía de legalidad, o bien, en
la alteración del régimen competencial establecido por nues-
tra Ley suprema entre las autoridades federales y las de los
estados. En este estudio, apartándonos del orden tradicio-
nal que establece el artículo 5º de la Ley de Amparo, cuando
al referirse a las partes en el juicio menciona en primer tér-
mino al agraviado o agraviados, empezaremos por hablar
de la autoridad responsable, toda vez que la procedencia
constitucional y legal del juicio de garantías requiere la
existencia ineluctable de una ley o acto de autoridad que el
gobernado estime lesivos a su esfera jurídica, ya sea porque
199
a su juicio viola en detrimento suyo garantías individuales,
o bien, porque siendo la emisora una autoridad federal, con-
sidera que aquellos vulneran o restringen la soberanía de
los estados, o porque emitidos por las autoridades estatales
conciba que invaden la esfera que corresponde a las autori-
dades federales.1
Por cuanto a su procedencia y sus bases fundamentales,
el juicio de amparo está normado por los artículos 103 y
107 de la Constitución. En ellos obran implícitas las distin-
tas hipótesis que hacen posible el ejercicio de la acción cons-
titucional, que el gobernado pone en movimiento con el firme
propósito de alcanzar la protección de la justicia federal, en
contra de cualquier acto de autoridad que estime transgre-
sor en su perjuicio de alguna garantía individual o de una
invasión competencial de esfera. El primero de ellos, dis-
pone que los Tribunales de la Federación resolverán toda
controversia que se suscite: “I. Por leyes o actos de la auto-
ridad…” Y dicha expresión se repite en las fracciones
II
y
III
,
de ahí que el primer concepto que cabe desentrañar sea:
qué se entiende por autoridad para los efectos del amparo.
Es cierto que la ley reglamentaria de los preceptos constitu-
cionales con antelación citados, al referirse a la autoridad
responsable en el juicio de amparo, establece en su artículo
11 que lo es la que “dicta, promulga, publica, ordena, ejecu-
ta o trata de ejecutar la ley o el acto reclamado”; pero tam-
bién es verdad que al no puntualizar las características o los
atributos esenciales que deben concurrir en aquélla para
ser considerada como tal, ha dejado una carga compleja a
los tribunales federales para definirla.
200 JUAN DE DIOS CASTRO LOZANO
1Así se desprende del artículo 103 de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, reproducido por el 1° de su ley reglamentaria,
que dice: “El juicio de amparo tiene por objeto resolver toda controversia
que se suscite: I.- Por leyes o actos de la autoridad que violen las garantías
individuales; II.- Por leyes o actos de la autoridad federal, que vulneren o
restrinjan la soberanía de los Estados; III.- Por leyes o actos de las autori-
dades de éstos, que invadan la esfera de la autoridad federal”.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR