Voto num. 2/2013, Plenos de Circuito

EmisorPlenos de Circuito
Número de Resolución2/2013
LocalizacionDécima Época. Plenos de Circuito. Gaceta del Semanario Judicial de la Federación.Libro 3, Febrero de 2014, Tomo II.Pág. 1687.
Fecha de Publicación 1 de Febrero de 2014

Voto particular de minoría que emiten los Magistrados E.Á.T. y Á.O.Á. en la contradicción de tesis 2/2013.

En la sesión ordinaria del viernes seis de diciembre de dos mil trece, el Pleno del Trigésimo Circuito resolvió por mayoría de votos la contradicción de tesis 2/2013, surgida entre los dos Tribunales Colegiados existentes en este circuito, relacionada con la firma autógrafa que debe contener el acto administrativo impugnado en el juicio de nulidad.

La pugna de criterios se produjo del siguiente modo:

El Segundo Tribunal Colegiado, del que formamos parte los disidentes, sostuvo por unanimidad en diversos asuntos, que cuando la autoridad demandada aporta en su contestación la constancia referente a la notificación del acto controvertido, para probar que éste se entregó a la parte interesada con firma autógrafa, no es aplicable la jurisprudencia 2a./J. 195/2007 ni la 2a./J. 13/2012 (10a.) que la sustituyó (emanadas de la contradicción de tesis 192/2007-SS), cuyos rubros, respectivamente, dicen:

FIRMA AUTÓGRAFA. LA CARGA DE LA PRUEBA CORRESPONDE A LA AUTORIDAD QUE EMITIÓ EL ACTO IMPUGNADO, SIEMPRE QUE EN LA CONTESTACIÓN A LA DEMANDA AFIRME QUE ÉSTE LA CONTIENE.

"FIRMA AUTÓGRAFA. LA CARGA DE LA PRUEBA CORRESPONDE A LA AUTORIDAD QUE EMITIÓ EL ACTO IMPUGNADO EN EL JUICIO DE NULIDAD, SIEMPRE QUE EN LA CONTESTACIÓN A LA DEMANDA AFIRME QUE AQUÉL SÍ LA CONTIENE."

En ambas jurisprudencias, como su epígrafe lo revela, simplemente se establece a qué parte y por qué le corresponde probar que la resolución impugnada en el juicio anulatorio contiene la firma autógrafa y lo único que las diferencia es que en la primera se dijo que la prueba pericial grafoscópica debía aportarse en aquellos casos en que no fuera posible apreciar, a simple vista, si la firma del documento es autógrafa; en tanto que en la segunda, que la sustituyó, respecto de este punto se resolvió que el juzgador no está en condiciones de apreciar a simple vista si la firma es autógrafa o no, por no poseer los conocimientos técnicos especializados, de ahí que la comprobación de ese hecho requiere de la prueba pericial.

Se expresó que la inaplicación de tales criterios se debía a que no estaba a discusión a qué parte le correspondía la carga de la prueba, pues la demandada, precisamente sabiendo que a ella le correspondía, aportó constancia de la notificación del acto, dado que éste se entrega al gobernado y, por ello, se dijo que tampoco era necesario que se ofreciera la prueba pericial, pues lo asentado por el notificador tenía la presunción de legalidad en términos del artículo 68 del Código Fiscal de la Federación.

Por su parte, el Primer Tribunal Colegiado, al resolver diversos amparos, sustentó, en primer lugar, que la carga de la prueba en asuntos de tal naturaleza, corresponde a la autoridad demandada, según el criterio jurisprudencial 2a./J. 13/2012 (10a.); en segundo lugar, que la presunción de legalidad que refería la Sala responsable, prevista en el artículo 68 del Código Fiscal de la Federación, no operaba en el caso para dilucidar a quién correspondía la carga de la prueba, según lo había determinado la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la ejecutoria que resolvió la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR