Muerte del usufructuario - nadie esta obligado a lo imposible